Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Vigo tala y asfalta 40.000 metros junto al mar para contenedores

La obra, en zona de la Red Natura, carece de declaración de impacto ambiental

El espacio se agota y el Puerto de Vigo tira de lo que tiene para almacenar contenedores. Aunque esté junto al mar y forme parte de la Red Natura. Es el caso de Rande, en el antiguo muelle de Duchess, donde la entidad que preside Jesús Paz ha talado y asfaltado 40.000 metros cuadrados para aliviar la falta de espacio que asfixia a la plataforma de Guixar, donde se concentra el tráfico de portacontenedores. La obra cuenta con una firme oposición vecinal. Los detractores denuncian además defectos de forma. De un lado, que no ha sido sometido a información pública ni a declaración de impacto ambiental. De otro, que carece de permiso del Ayuntamiento de Redondela, en cuyo término municipal se ejecutan casi la mitad de las obras.

La Plataforma en Defensa da Ensenada de San Simón ha trasladado la denuncia a la nueva Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística, que depende de la Consellería de Política Territorial. Los trabajos de acondicionamiento comenzaron en septiembre. Los afectados se dirigieron entonces al Ayuntamiento de Redondela, para saber si tenía conocimiento del proyecto. Las autoridades municipales confirmaron la inexistencia de expediente alguno relacionado con las obras.

También quisieron consultar el proyecto en la Autoridad Portuaria de Vigo, donde les comunicaron que la naturaleza de las obras no hacen necesario un procedimiento de información pública. "No son trámites necesarios, porque se trata de obras del puerto en terrenos que le son propios a la Autoridad Portuaria. Para limpiar y asfaltar no es necesario ese trámite", afirma un portavoz de Jesús Paz. "El presidente del Puerto quiso exponer en persona el proyecto a los afectados", aseguran las mismas fuentes.

Según la plataforma de defensa de San Simón, lo que Jesús Paz hizo fue "enseñar un par de planos", sin posibilidad de formular alegaciones. Los vecinos sostienen que afecta en parte a una zona de servidumbre de protección y, de otra, a zona de servicio del Puerto de Vigo, donde la ejecución de proyectos está pendiente de la aprobación de un Plan Especial, según recordó en una reciente resolución el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica.

El puerto alega en su defensa que, antes del comienzo de las obras, la zona estaba "impracticable" de maleza. "No se va a depositar en la superficie afectada más que contenedores vacíos, con el objetivo de aliviar la zona de Guixar", añade.

La Autoridad Portuaria está gestionando la consecución de parcelas en parques industriales de nueva construcción, con el objetivo de trasladar actividades del puerto que no están relacionadas con su presencia en primera línea marítima. Pero como todavía no dispone del espacio necesario, la entidad ha optado por hacer uso de terrenos portuarios pegados al mar para aliviar la terminal de contenedores de Guixar. "En realidad, no linda exactamente con el mar", argumenta el mismo portavoz de la Autoridad Portuaria, en referencia a un estrecho sendero que separa la superficie asfaltada de la escollera marítima.

Las obras de tala y asfaltado no son la única irregularidad que denuncian los vecinos. El pasado 15 de diciembre, la concesionaria del servicio de abastecimiento en Redondela, Aqualia, comenzó a instalar una tubería de canalización de agua sin expediente administrativo tramitado en el Ayuntamiento de Redondela. Se trata de una "obra mayor", con tuberías soterradas que ocupan un camino público y parte de un monte vecinal. También incluyen la ejecución de un depósito de 1.000 metros cúbicos y otro de 300. Los hechos también han sido trasladados a la Agencia de la Legalidad Urbanística de la Xunta.

La amenaza constante

Una vieja estructura metálica recuerda todavía el uso que se le dio al embarcadero durante la Segunda Guerra Mundial. Desde esa zona de Rande (Redondela) embarcaban los cargueros el wolframio gallego destinado a la industria militar de la Alemania nazi. Después se reconvirtió en embarcadero de minerales varios, para recobrar relevancia después con otro controvertido proyecto, el de una planta de cemento que provocó una gran oposición vecinal. Los promotores tuvieron que renunciar a la cementera. La Autoridad Portuaria rescató la concesión a cambio de tres millones de euros, según datos de la plataforma de afectados.

Las constantes amenazas que acechan al muelle, conocido como de Duchess, se extienden al proyecto de reordenación y ampliación de la Autoridad Portuaria, ya durante el actual mandato de Jesús Paz, que prevé un total de 270.000 metros cuadrados de rellenos. En la zona, la ampliación hacia el mar sería de 30.000 metros cuadrados, hasta embeber el embarcadero exterior. La oposición vecinal hizo de nuevo rectificar al Puerto, aunque la Plataforma en Defensa da Ensenada de San Simón recela de sus auténticas intenciones: "Dicen que no lo van a hacer, pero no hay constancia de que hayan retirado oficialmente la propuesta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de diciembre de 2008

Más información