Reportaje:

"La crisis acelera la renovación"

Montezemolo, presidente de Ferrari, aplaude la reducción de gastos en la fórmula uno

Un atisbo de esperanza surgió de pronto en el discurso de Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Ferrari y de la asociación de constructores (FOTA). Después de una disección catastrofista del momento actual de la fórmula 1, de amenazar con marcharse si se implanta el motor único, y de aseverar que la reducción de costes debe ser realmente drástica en los próximos años, el hombre más influyente de la F-1 después de su presidente, Bernie Ecclestone, y tal vez de Max Mosley, rector de la Federación Internacional (FIA), aseguró que nadie podrá romper la unidad de los equipos y que ésa es la única vía para poder resolver los acuciantes problemas de este deporte.

Montezemolo, de 61 años, calificó de positiva la reducción de motores que sufrirá la F-1 la próxima temporada -sólo ocho por coche- porque es un paso más hacia la reducción de costes, pero ve cerca el final de Ecclestone, y de Max Mosley.

"Alonso es un piloto fantástico, pero hasta finales de 2010 tenemos otros dos"

"Vamos hacia una nueva fórmula 1 en 2013 o incluso antes", afirmó Montezemolo en una reunión en Maranello con varios periódicos europeos. "Una F-1 con una reducción de costes importantísima, que permita ser competitivos a los equipos más pequeños, pero al mismo tiempo mantenga las coordenadas indispensables de esta competición: investigación en motores, aerodinámica, chasis y nuevas tecnologías, que puedan ser aplicada luego a los coches de calle". El presidente de Ferrari se mostró de acuerdo con algunas innovaciones y con todas las medidas para ahorrar. Pero cree que es fundamental que se siga una misma línea de actuación y que las reglas sean sólidas, fuertes y duraderas: "Si hay que ir hacia un nuevo motor, lo mejor sería introducirlo ya en 2009, porque todos los equipos invertiremos mucho dinero en su diseño". Fue contundente al asegurar que si finalmente se implanta el motor único en 2010, Ferrari se retirará de la F-1. "Nos iremos. Y no sólo nosotros. Hay al menos cuatro equipos y tal vez cinco de los más punteros que también dejarían esta competición. Y decir eso es hablar de todos", comentó Montezemolo.

La FIA ha ofrecido tres opciones: comprar motores a un proveedor (Cosworth), construir un motor con unas homologaciones muy estrictas que invalidarán prácticamente la investigación de cada equipo, o mantener el motor actual sin evoluciones. La FOTA no está de acuerdo. Pero Montezemolo asegura que la unidad de los equipos es inquebrantable. "El tiempo en que Ecclestone y Mosley dividían a los equipos para imponer sus criterios ha concluido en la F-1", señaló el presidente de Ferrari; "la crisis va a acelerar el proceso de renovación".

Montezemolo recordó que había conocido a Ecclestone en 1973 y que había hecho cosas muy importantes para el Mundial de F-1, aunque algunas veces de forma excesivamente dictatorial. "Discutí con él hace unos años y le llamé codicioso porque se quedaba el 70% de lo que generaba la F-1 y daba sólo el 30% a los equipos. Ahora estamos en el 50%, pero los equipos queremos más". El directivo criticó con severidad la idea de ir incorporando circuitos urbanos al Mundial. "Podríamos correr en el Coliseo romano", llegó a decir. "Pero no se trata de que se vean los edificios más altos y más bonitos por la televisión, sino de competir en trazados seguros". Y aplaudió la reducción del 50% del presupuesto en motores en 2009, cuando se aplique la nueva norma. "La temporada pasada Ferrari fabricó 180 motores

[para abastecer a Ferrari, Toro Rosso y Force India]. En 2009, se construirán sólo 40: 20 para nosotros y 20 para Toro Rosso [Force India correrá con Mercedes]", indicó Luca Colajani, jefe de prensa de Ferrari.

Di Montezemolo aseguró que mantendrán a Massa y Raikkonen como pilotos de Ferrari hasta el final de 2010. "Alonso es fantástico, pero ya tenemos otros dos, no hay ninguna posibilidad de cambio", aseguró sobre el asturiano.

Por el momento, parece que la crisis no ha entrado en Ferrari. Producen 30 coches diarios, 6.400 al año, y los tienen todos vendidos a unos precios que van desde los 172.000 euros hasta los 298.350 euros en el mercado español.

Mecánicos de Ferrari trabajan en el monoplaza esta temporada.
Mecánicos de Ferrari trabajan en el monoplaza esta temporada.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS