Televisión

"La tele lo adorna, es más duro"

Tras ganar 'Pekín express', María y Fernando se casarán

Tras cruzar con un euro al día Rusia, Mongolia y China, Fernando Ripoll y María Arques se convirtieron el domingo pasado en ganadores de Pekín express (Cuatro) y la emoción les pudo. Lágrimas por ser merecedores de 78.000 euros, hipos tras prometerse entre confetis y dragones chinos en matrimonio, y llantos al recordar a su amiga y contrincante Idoia, que dejó el concurso por un cáncer. "El dinero es de Idoia si lo necesita. Por ahora está siguiendo tratamiento en Santander y está bien. Antes de ir decíamos que, si ganábamos, lo utilizaríamos en un viaje por España en moto", cuenta María. Por lo pronto, Fernando junto a Oier, otro concursante, atravesará los Pirineos en bicicleta.

"La tele lo adorna. Es mucho más duro. Sobre todo psicológicamente; físicamente te vas habituando. Si te derrumbas más de cinco minutos pierdes la etapa", sostiene María, administrativa, y la cerebro del tándem mientras Fernando, bombero, destacaba en las pruebas físicas. "Pasar tres días sin comer o andar 20 kilómetros para dormir es complicado, pero es peor hacer dedo 10 o 12 horas", corrobora Fernando, que perdió casi todas las uñas de los pies tras correr 30 kilómetros por el desierto de Gobi. El autoestop, sin embargo, fue el punto fuerte de los otros finalistas, Martha y Javier. "Como era de color, sorprendía a los conductores y enseguida les paraban", prosigue María. Y como era previsible por su tensa relación, la colombiana ya no es la asistenta de Javier.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de diciembre de 2008.