Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEP ANTONI DURAN LLEIDA (CiU) | 30º aniversario de la Constitución

"No veo ni necesidad ni consenso para las reformas"

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, no sólo es escéptico sobre la posibilidad de que se produzca la reforma de la Constitución, sino que considera que no hay ni necesidad ni consenso para llevar a cabo los cambios.

Duran Lleida basa su convencimiento en que no habrá reformas en el hecho de que "durante esta legislatura las energías deberán centrarse en la superación de la crisis y en la adopción de un modelo de crecimiento distinto del actual. No creo por tanto que quede margen para la reforma constitucional".

En todo caso, asegura que "hay que reformar aquellos apartados en los que concurran dos requisitos: la necesidad y el consenso. No veo ni necesidad ni consenso más allá de la propuesta del Gobierno en su primera legislatura e incluso soy de los que piensan que en ámbitos como la reforma del Senado no va a ser fácil obtenerlo".

El portavoz de los nacionalistas catalanes rechaza, obviamente, que las reformas estatutarias y, especialmente la de Cataluña, hayan supuesto de hecho un cambio en la Constitución.

"No comparto esta afirmación. Sigo defendiendo que las reformas estatutarias se ajustan a la Constitución", asegura Durán.

No es partidario de blindar las competencias del Estado y, como nacionalista, entiende que, en todo caso, hay que proteger las de las autonomías.

Así, asegura que "hay que mantenerlos como están, entre otras razones porque el Estado demuestra permanentemente que tiene los instrumentos a su alcance para blindar las competencias que le corresponden e incluso interviene en ámbitos competenciales donde el Tribunal Constitucional ha sentenciado claramente la competencia autonómica, como puede ser el caso de las políticas de subvenciones en competencias autonómicas o la negativa del Estado a transferir las políticas de formación continua".

Duran asegura que la sentencia del Constitucional sobre los matrimonios homosexuales sólo exigiría una reforma si la sentencia es negativa. Pero, añade que "sería uno de aquellos supuestos en que una parte de las fuerzas políticas pondrían en duda su necesidad y, por tanto, no habría consenso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2008