Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nebrera pincha en todos los congresos provinciales del PP

El candidato de Lleida ni siquiera logra los avales

El proyecto impulsado por la díscola parlamentaria del Partido Popular Montserrat Nebrera empieza a zozobrar. Lejos queda ese 43% que obtuvo en el congreso catalán de julio, cuando se enfrentó a la actual presidenta, Alicia Sánchez-Camacho. Nebrera recogió entonces los votos enojados con la dirección nacional, que, a última hora y con nocturnidad, impuso la candidatura de Sánchez-Camacho.

Ahora, en los cuatro congresos provinciales de los populares, Nebrera no ha conseguido meter en la parrilla de salida ni a uno solo de sus candidatos. Ayer en Lleida, donde tenía más posibilidades, Anselm Botan, concejal del Ayuntamiento de Alpicat, no recogió los avales suficientes. Lo mismo ocurrió la pasada semana en Barcelona con Santiago Gotor y en Tarragona con Dolors Compte. Lo sucedido en Tarragona fue incluso peor para los intereses del sector nebrerista, pues Compte cedió sus apoyos a otra candidata crítica, Isabel Salas. Al final, el aspirante oficialista acabó por imponerse.

Millo en Girona y López en Lleida obtienen el 94% de los votos

Los congresos de ayer de Lleida y Girona se saldaron con un indiscutible triunfo para los oficialistas, lo que pone de manifiesto el control que poco a poco va ejerciendo Alicia Sánchez-Camacho sobre el aparato del partido. En Lleida, donde el PP se ha convertido en una formación residual y con una estructura ínfima y desavenida, Dolors López se impuso con el 94,82% de los votos. Y en Girona, con un historial de batallas internas que la ha convertido en la única provincia española sin diputado popular, ganó el ex democristiano Enric Millo, con un resultado similar, el 94,16%.

Nebrera y toda su cohorte han denunciado "oscuras" maniobras de la dirección catalana para impedir que sus candidatos concurrieran a los congresos, principalmente el de Barcelona. Pero su aspirante, Santiago Gotor, no fue escogido ni compromisario. La habilidad de Sánchez-Camacho, al situar como candidato a una persona de perfil similar al de Gotor -Antoni Bosch también es notario, pertenece al Opus Dei y preside una fundación de apoyo a la familia-, resultó una maniobra acertada y decisiva para dominar ese congreso.

En Lleida, el fracaso del sector nebrerista es profundamente elocuente. En el congreso catalán de julio, Nebrera venció, contra todo pronóstico, entre la militancia leridana, controlada -o eso parecía hasta entonces- por el diputado Ignasi Llorens, del sector más derechista del PP. Nebrera tanteó para presentar en Lleida al parlamentario catalán Jordi Muntanya, que tiene un gran ascendiente entre los militantes. Pero al final optó por no presentar batalla. Así que ayer la situación volvió a la normalidad. La cúpula del PP logró presentar una candidatura unitaria y Dolors López, ex concejal de la Paeria, logró un rotundo 94%.

Idéntica situación se vivió en Girona gracias a las estratagemas de Sánchez-Camacho, quien ha logrado que un dirigente como Enric Millo -a quien otrora marginó- resultara elegido por amplia mayoría. Millo, ex dirigente de Unió, llegó al PP de la mano de Josep Piqué. Con su sustituto, Daniel Sirera, nunca se entendió, lo que propició que Millo apoyara a Nebrera. El día anterior al congreso regional, la abandonó y apoyó a Sánchez-Camacho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de noviembre de 2008