Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha de Recuenco abre la vía al cambio en los dos grandes sindicatos

El líder de UGT dejará el cargo en unos meses como su homólogo de CC OO

Los dos sindicatos mayoritarios en la Comunidad Valenciana cambiarán de cara en los primeros meses de 2009. Joan Sifre, secretario general de CC OO, será relevado en febrero tras haber agotado tres mandatos consecutivos al frente del sindicato. Y Rafael Recuenco (Villarrobledo, 1951), secretario general de la Unión General de Trabajadores del País Valenciano (UGT-PV) desde su fundación en 1988, anunció ayer ante el comité nacional del sindicato su decisión de no optar a la reelección para un próximo mandato en el congreso previsto para abril.

Los dos sindicatos mayoritarios representan al 80% de los trabajadores afiliados en la Comunidad Valenciana.

Recuenco y Sifre firmaron el primer Plan Valenciano por el Crecimiento y el Empleo (Pavace) cuando Eduardo Zaplana era presidente de la Generalitat. Y hace dos meses renovaron el acuerdo, que también implica a la patronal, con Francisco Camps.

El secretario general se compromete a trabajar por una candidatura única

Conrado Hernández asegura contar con el respaldo de las federaciones

La marcha de Recuenco se arrastra desde hace algo más de un año, desde de que algunos de la federación del metal reclamaron cuentas al secretario general por los malos resultados en las elecciones y por la escasez de recursos disponibles para desarrollar la acción sindical. UGT obtuvo 13.300 delegados en las últimas elecciones sindicales frente a los 14.000 que ganó Comisiones Obreras (CC OO).

Responsables de distintas federaciones instaron a Recuenco a una "reflexión" durante el comité nacional de gestión celebrado en diciembre de 2007. No era la primera derrota de UGT frente a CC OO. Era la quinta.

Recuenco amagó con un sorprendente anuncio de retirada el pasado abril. Dos semanas después, ante la ausencia de una candidatura alternativa avalada por dos tercios del comité nacional, el propio Recuenco anunció que seguiría en el cargo.

Conrado Hernández, secretario general de la federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) anunció su intención de optar a la secretaría general de UGT en abril.Recuenco deja el cargo, pero a regañadientes. El veterano secretario general renuncia a repetir en el cargo al perder el apoyo de sus propios compañeros de la federación del Metal, la Construcción y Afines (MCA), la más poderosa en el seno de UGT y, simultáneamente, la que más terreno ha cedido a CC OO en los últimos años junto a la Federación de Servicios (Fes).

Desde 1988, Recuenco sólo tuvo problemas para mantener el control de UGT cuando Gonzalo Castillo, entonces secretario general de la Federación de Educación y de Trabajadores de la Enseñanza (FETE), le plantó cara en un congreso con apoyo de Luis Lozano, secretario general de la Federación de Servicios Públicos (FSP), hace ocho años. En aquella ocasión, Recuenco mantuvo el cargo por una decena de votos de diferencia.

El último congreso, hace cuatro años, lo ganó por práctica unanimidad. La FSP acordó apoyarle a cambio de una total independencia funcional en el seno de la organización. La relación con la FSP se mantiene en los mismos términos.

El servicio de prensa de UGT remitió ayer un extenso comunicado de tres folios que apenas dedica los dos últimos párrafos a reseñar los anuncios de Recuenco y Conrado Hernández.

Recuenco ha sido mentor de Hernández en el sindicato y parece que todo queda en casa. Pero lo cierto es que Recuenco evitó ayer un gesto de explícito respaldo a Hernández. Apenas deslizó que trabajará para conseguir que UGT llegue al congreso con un solo candidato. "¿Qué menos?", se preguntó veterano dirigente. Recuenco incluso lanzó un reto al aspirante a sucederle cuando recordó que todavía "hay que ganar" el congreso confederal de UGT, previo al congreso nacional en el País Valenciano, una tarea que dejó en manos de Hernández, según otro de los asistentes a la reunión.

Luis Lozano, secretario general de la FSP, la única federación que podría plantar cara a la MCA, evitó asistir a la reunión del comité nacional.

Su gesto revela su vocación de mantener la independencia funcional y económica en la organización. "La federación responsable de la crisis que vive UGT es la que debe sacar al sindicato de esa crisis", comentó un allegado a Lozano.

La crisis tiene dos vertientes, la caída de la representatividad respecto a CC OO, por un lado, y una abultada deuda, por otro, que pesa, en primer lugar, sobre las espaldas de los representantes de UGT en Ford España.

Varios gestos recientes de Recuenco, desde el fallido intento de promover una reunión de agentes sociales y representantes políticos en el Palau de la Generalitat para lanzar un mensaje de tranquilidad ante la crisis económica o su disposición a prestarse a una foto con Francisco Camps y Rafael Blasco para firmar un acuerdo por la inmigración cuya sustancia ya estaba contenida en el Plan Valenciano por el Crecimiento y el Empleo, solo han contribuido a precipitar el anuncio de su salida.

Relevo en las cúpulas sindicales

- Rafael Recuenco es secretario general de la UGT del País Valencià desde su fundación en 1988. Ayer anunció que no optará a la reelección en el congreso previsto en abril.

- Joan Sifre <7b>es secretario general de CC OO desde hace 12 años. Será relevado en febrero tras cumplir el máximo de tres mandatos al frente de la organización. Sifre ha rechazado un cambio de estatutos para seguir en el cargo.

- Recuenco y Sifre firmaron el primer Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo con Eduardo Zaplana hace seis años y renovaron el pacto hace dos meses con Francisco Camps.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2008

Más información