Pepu y la FEB hacen las paces

La Federación deberá pagar 80.000 euros al ex seleccionador por despedirle en junio

Con un purito entre los dedos, a la salida del Juzgado 28 de lo Social de Madrid, el ex seleccionador español de baloncesto, Pepu Hernández, celebró ayer la resolución amistosa de su demanda por despido improcedente a la FEB (Federación Española de Baloncesto), tras ser haber sido destituido el pasado 3 de junio. El técnico madrileño y la Federación -representada ayer por Chus Bueno, su director ejecutivo, y Luis Giménez, el director financiero- estaban citados a las 10.00 en el juzgado para resolver un litigio que, finalmente, se arregló sin necesidad de entrar a la sala de vistas. Tras dos horas de negociación, y según confirmó uno de los partícipes, se decidió que la FEB pagará 80.000 euros al ex seleccionador. "Una cifra a medio camino entre lo que las dos partes pedíamos", especificó.

A Pepu -el técnico que llevó a España al oro mundial en 2006 y a la plata europea en 2007- se le rescindió en junio su contrato indefinido, según dijo entonces la federación, y entre otros motivos, por ausentarse a reuniones, hacer dejación de funciones y dar conferencias patrocinadas por sponsors rivales. Sin embargo, el acuerdo alcanzado ayer entre la FEB y el ex seleccionador evita refererirse a la "procedencia" del despido. Muy al contrario, en un comunicado posterior -"pactado hasta la última coma", según reconocían los agentes del técnico-, la FEB agradece su "labor y profesionalidad como seleccionador", un reconocimiento que Pepu exigía para sellar una salida amistosa.

"Él no quería firmar un despido procedente, con independencia del dinero, porque siempre defendió que no hubo motivo para su despido", explican sus representantes. Y como la federación tampoco quería admitir su improcedencia, se optó por el acuerdo económico, y por el citado comunicado conjunto que dilató otras dos horas la firma del acuerdo. "Mi situación no cambia sustancialmente", admite Pepu, sin banquillo desde que el presidente federativo, José Luis Sáez, le anunciase su destitución (Aíto García Reneses cogió a la selección una semana más tarde, pero la cambió por Unicaja, tres meses después, tras lograr la plata olímpica en Pekín). "Yo sigo tan tranquilo como antes", admite Pepu; "tengo ofertas de varios equipos, y lo cierto es que tengo ganas de volver a entrenar".

Pepu Hernández.
Pepu Hernández.ÁNGEL SÁNCHEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS