Reportaje:Gran Premio de Brasil

Una temporada de brega

Alonso y Renault han trabajado a destajo para convertir el R28 en el tercer monoplaza más rápido de la parrilla

Tras salir por la puerta falsa de McLaren a finales de la temporada pasada, Fernando Alonso volvió a Renault, donde se ha tenido que arremangar de lo lindo. Tras el fiasco que supuso para la escudería dirigida por Flavio Briatore el R27, el monoplaza con el que Heikki Kovalainen y Giancarlo Fisichella disputaron el Mundial de 2007, la extrema sensibilidad del piloto asturiano le vino de perlas al equipo francés. En media temporada, Alonso ha hecho que su equipo pasara de ser el sexto más competitivo de la parrilla, al tercero. Ya hizo algo parecido en McLaren, donde le dio la vuelta al MP4/22 y lo convirtió en una flecha, pero el cambio en Renault aún ha sido más evidente.

Después de un triste inicio de curso (sólo consiguió nueve puntos en las siete primeras carreras), el trabajo de los ingenieros y la mano del bicampeón del mundo español comenzaron a hacerse notar en el coche, que ya en Montmeló (cuarta cita) dio un salto de calidad considerable y le permitió clasificarse segundo en la parrilla. La mayoría de expertos coinciden en que el equipo galo es, junto con McLaren y Ferrari, el que mejor trabaja con el coche a lo largo del año, el que lo optimiza más y le hace evolucionar. A base de elementos de quita y pon, como el morro, el alerón trasero en forma de 'W' o la aleta que cubre el motor, el R28 fue desbancando a los Toyota, a los Red Bull e incluso a los BMW, que tras un arranque más que esperanzador, se estancaron. Las últimas décimas que el equipo ha conseguido arrancarle al vehículo son consecuencia directa de la evolución de los lubricantes que utiliza el equipo (Elf), y que han hecho posible reducir la fricción del cambio de marchas.

Alonso: "El podio está muy bien, pero a ver si el año que viene luchamos por el título"
Briatore: "Este año, Fernando ha hecho crecer al equipo y ha crecido él mismo"

"Al margen de su incuestionable habilidad como piloto, lo más importante que ofrece

[Alonso] es que entiende muy bien el coche y sabe exactamente lo que falla y lo que hay que mejorar", afirma Bob Bell, director técnico de Renault. "Lo sabe detectar perfectamente. Para los ingenieros es un apoyo crucial. Es capaz de memorizar todo lo que detecta en cada punto del circuito. Su mente recuerda dónde le faltó tracción, en qué parte necesitaba más o menos alerón o incluso cómo cree que podemos resolver algunos problemas de sobreviraje o subviraje", añade Bell. Y concluye: "Es el complemento ideal de la telemetría porque sus diagnósticos son muy precisos".

El salto de calidad del R28 ha sido tremendo. A principios de año, Alonso peleaba por arañar algún punto, y acabará 2008 como quinto clasificado, con dos victorias [Singapur y Japón] y siendo el piloto que más puntos ha acumulado durante la segunda mitad del ejercicio. Estas circunstancias hacen que Briatore no quepa en sí de orgullo. "Hace tres meses dije que íbamos a ganar una carrera este año. La gente no me creía. Me equivoqué, porque hemos ganado dos", se recrea el italiano, convencido de que no hay mejor piloto que el ovetense, ni mejor equipo para él que Renault. "Todos hemos hecho un trabajo tremendo y Alonso ha motivado a todo el mundo para que fuera posible. Al final ha hecho crecer al equipo y ha crecido él mismo. Todo lo que hacemos es para él, le dedicamos todo nuestro esfuerzo", le piropea Briatore, que cruza los dedos para retener a su piloto franquicia.

"A ver si esto [el segundo puesto] sirve para subir la moral de todo el mundo y como despedida del año", dijo Alonso en Interlagos. "El podio está muy bien como fin de fiesta, pero a ver si el año que viene podemos estar metidos en la lucha por el título", zanjó el español, que pronto confirmará con qué equipo disputará la temporada 2009.

Al final de la temporada, Alonso sigue siendo el piloto más popular (lalistaWIP)

Fernando Alonso, en los entrenamientos del Gran Premio de Brasil.
Fernando Alonso, en los entrenamientos del Gran Premio de Brasil.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS