Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El equipo y el silbato son míos"

Maradona, nuevo seleccionador de Argentina, y Bilardo, director general

Aunque lleve en el cargo desde hace casi 30 años, el presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Julio Humberto Grondona, demostró anoche que nunca es tarde para los experimentos arriesgados y anunció el nombramiento de "un cuerpo colegiado" que se hará cargo del conjunto nacional, en horas bajas tras varios partidos de juego decepcionante, en el que destacan los nombres de Diego Armando Maradona como seleccionador y Carlos Salvador Bilardo como director general. "El equipo lo hago yo. El equipo y el silbato son míos", subrayó el astro ex barcelonista en sus primeras declaraciones, dejando bien claro quién es el gallo del corral albiceleste.

Hasta ayer, Maradona se dedicaba al showball, una modalidad de futbito muy popular en Suramerica y a seguir en Madrid las evoluciones en el Atlético del Kun Agüero, novio de una de sus hijas y padre de su futuro nieto. A eso y a opinar de manera casi permanente sobre la selección. Así, cuando Alfio Basile presentó su renuncia después de que el pasado día 14 Argentina sufriera una humillante derrota ante Chile, agravada por la sensación de impotencia mostrada, se colocó en la primera fila asegurando que estaba "a total disposición" de Grondona para hacerse con las riendas del combinado. Un sueño hecho realidad anoche y que comparó en importancia con los nacimientos de sus dos hijas.

Grondona opta por "un cuerpo colegiado" para impulsar al conjunto albiceleste

El gran derrotado es Batista, campeón olímpico en Pekín con los sub 23

El nombramiento de Maradona supone la culminación de la carrera como técnico del deportista argentino más famoso, quien mañana cumplirá 48 años y que hace apenas dos estuvo al borde de la muerte después de sufrir varios colapsos por la adicción al alcohol y a las comidas desordenadas. Recluido en una clínica psiquiátrica en Buenos Aires y después de haber protagonizado recuperaciones y recaídas, todas ellas impactantes, la estrella del Pelusa parecía haberse apagado definitivamente.

Pero, como ya es habitual en la vida del nuevo seleccionador, en apenas un año ha logrado no sólo una remontada física espectacular, sino también llegar a lo más alto profesionalmente. En el fondo, como jugador, siempre le gustó arrancar desde atrás con la pelota y terminar metiéndose en la portería del contrario. Y en esta ocasión ha driblado al gran favorito para ocupar el puesto; Sergio Batista, seleccionador sub 23 y campeón olímpico en Pekín en agosto pasado. Aun así, cuando ayer recibió la llamada del presidente de la AFA comunicándole su decisión, creyó que se trataba de una broma de un programa de televisión. Tras comprobar que la cosa iba en serio, su primera llamada fue a Bilardo.

Éste no es el primer acercamiento del ex jugador a la selección como técnico, pero, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, ahora sí ha recibido el mando. En octubre de 2005 fue nombrado "consejero" por Grondona.

Pocos meses antes ya había protagonizado una curiosa situación en el Boca Juniors, su equipo de siempre, en el que oficialmente era subdirector de fútbol, pero en la práctica daba instrucciones desde el banquillo a los jugadores en las sesiones preparatorias. Coincidencia: el entrenador del Boca en ese momento era también Basile.

La noticia de la designación de Maradona ha causado división de opiniones en Argentina, donde, si bien hasta sus más enconados detractores reconocen su indudable calidad sobre el césped, no sucede lo mismo con su posible capacitación como entrenador. La semana pasada, el ex compañero en la selección y entrenador Jorge Valdano comentaba a una televisión local lo arriesgado de colocar en el banquillo de la selección a un técnico "sin haber adquirido una experiencia previa en equipos de club". Por el contrario, Bilardo se había mostrado desde hace días dispuesto a colaborar con el 10. De hecho, ambos mantenían contacto telefónico preparando esta posibilidad, aunque en público declararan que había "muchos candidatos" al cargo. Por si acaso, Bilardo incluso renunció a un puesto como funcionario en Buenos Aires para no incurrir en incompatibilidades.

Un partido amistoso en febrero, contra Francia, y dos clasificatorios para el Mundial de Suráfrica 2010 -Argentina sólo es tercera en el grupo, a siete puntos de Paraguay y uno de Brasil-, contra Venezuela y Bolivia, serán el bautismo de fuego para Maradona. Quien durante 17 años lideró a la albiceleste en el terreno de juego volverá a dirigirla 14 después, pero desde el banquillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de octubre de 2008