Reportaje:Gran Premio de Valencia

Stoner funde a Pedrosa

El australiano adelanta al español en la segunda curva y sentencia la última carrera de la temporada

El Campeonato del Mundo de MotoGP lleva tiempo tumbado en el diván, tiritando, atacado por una crisis existencial que va camino de convertir una de las especialidades más espectaculares que existen en un monótono ejercicio de cálculos matemáticos. Los parámetros básicos de la ecuación que resuelve las carreras son dos: la potencia y el agarre de las motos, calibrados estos elementos por un tercero, la electrónica. Y el piloto, claro, que es el que se encarga de darle al mango. En un movimiento más bien robótico, el motociclista enrosca el acelerador de su moto casi siempre en el mismo momento, de manera que las diferencias entre unos y otros se mantienen prácticamente invariables una vez que la carrera marcha lanzada. Así lleva ocurriendo desde hace tiempo y la historia se repitió en Cheste en la última cita del calendario. Con los semáforos aún calientes, Casey Stoner fundió a Dani Pedrosa en la segunda curva y esa maniobra le bastó al australiano para llevarse al zurrón su sexta victoria de la temporada. A partir de ahí, la ventaja a favor de Stoner fue en aumento a un ritmo de entre dos y tres décimas de segundo por vuelta hasta que el de Ducati se dejó ir a diez del final.

"Falta espectáculo. La culpa de eso la tiene la electrónica", se queja Rossi

En una época en la que los adelantamientos escasean, es preciso que entre en juego algún factor de alboroto para que se líe algo gordo en la pista. Ayer tampoco hubo mucho petate, pero la calamitosa clasificación de Valentino Rossi le hundió en la parrilla (arrancó el décimo). Esa circunstancia le obligó a exigirse el máximo para escalar posiciones. Más allá de su remontada, el espectáculo fue más bien pobre y sólo duró seis vueltas. En ese tiempo, Stoner acumuló más de un segundo respecto a Pedrosa mientras que Il Dottore se zampó a Capirossi (tercera vuelta), a Dovizioso (curta) y a Edwards y Hayden (sexta) y se situó tercero. A la mayoría se los comió de la misma forma: gracias a una frenética apurada de frenada a final de recta, con la bota izquierda fuera de la estribera y encarando su Yamaha en la primera curva por los pelos. A partir de entonces, nada de nada.

"Ésta ha sido la carrera más aburrida del año", reconoció Rossi; "el principal problema del campeonato es la falta de espectáculo. La culpa de eso la tiene la electrónica. Cuando los pilotos pedimos que nuestra labor sea más determinante que ahora, los técnicos nos tratan de locos y, entonces, nosotros no podemos hacer otra cosa que seguir con esta fórmula", lamentó el corredor de Yamaha. "Ya hace tiempo que las superbikes son más divertidas que esto", criticó Rossi en referencia a MotoGP. Y prosiguió: "Hace dos años que una carrera no se decide en un adelantamiento en la última vuelta. Eso es triste", convino.

Stoner, que el jueves pasará por el quirófano para operarse del escafoides del brazo izquierdo, azuzó el debate al asegurar que la monomarca de neumáticos que hoy entra en vigor no servirá de mucho. "Esta medida aún será peor para el campeonato porque ya no habrá la posibilidad de que le caiga la mejor goma a un piloto de algún equipo satélite y pueda plantar batalla", reflexionó el motociclista de Ducati.

Se acaba de cerrar la temporada de 2008 y la mayoría de los pilotos volverá hoy a rodar en Cheste. El Campeonato del Mundo de MotoGP de 2009 ya rueda.

Stoner, Pedrosa y Rossi, cara a cara en lalistaWIP

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50