_
_
_
_
Reportaje:

Estrenos fallidos y viejas fórmulas

La audiencia recibe sin entusiasmo la nueva temporada de series en EE UU

Las amas de casa de Mujeres desesperadas han regresado ya a la pantalla de la cadena ABC en Estados Unidos, con un peculiar viaje al futuro. A pesar de lo rebuscado de sus guiones, no es que estas mujeres se embarquen en una misión espacial o encuentren una máquina del tiempo en su jardín. Es que los creadores han decidido insuflarle un poco de vida al vecindario de Wisteria Lane y han decidido que entre la temporada pasada y la de este año medien cinco años.

En todo este tiempo, Gaby (Eva Longoria) se ha puesto encima unos cuantos kilos de más y es un ama de casa entregada a su marido e hijas. Los hijos de Lynette (Felicity Huffman) se han convertido en unos adolescentes conflictivos. Y Brie (Marcia Cross) es ahora una cocinera famosa que se ve obligada a dejar de lado sus labores conyugales. Dieciocho millones de personas vieron el estreno el pasado 28 de septiembre. Se convirtió en el éxito indudable del día; en su segunda entrega, el 5 de octubre, bajó hasta unos decentes 15 millones.

La trama de 'Mujeres desesperadas' da un salto en el tiempo de cinco años

Si el arranque de la temporada de EE UU se ha caracterizado por algo es por la escasa audiencia de los nuevos estrenos. Mientras éxitos garantizados como Mujeres desesperadas o House se mantienen imbatibles en la cúspide, las nuevas propuestas no pasan de un discreto segundo plano. No es fácil enfrentarse a los titanes de la ficción televisiva. La cadena CW, televisión que nació en 2006 de la unión de CBS y Warner Brothers, lo intentó con poca fortuna con dos series. Una de ellas es Valentine, que parte de la idea de que los dioses del Olimpo se han reencarnado para ocupar Beverly Hills. Afrodita (Jaime Murray) y Eros (Kristoffer Polaha) deben formar más parejas y difundir el amor con más eficacia si no quieren dejar de ser inmortales.

Tras conseguir un millón de espectadores, Valentine le cedió el testigo a Easy money, con un trasfondo adecuado para los tiempos que se viven en EE UU: el de la usura. Los guionistas le han puesto a su protagonista el poco sutil nombre de Morgan Stanley, interpretado por Jeff Hephner (The O. C.), que duda de si su trabajo es realmente honesto. Su familia se dedica a hacer préstamos -con un 25% de interés semanal- a trabajadores que no pueden llegar a fin de mes. Si Wall Street hubiera sufrido los remordimientos de Stanley, la economía marcharía, a día de hoy, mucho mejor. Sin embargo, a pesar del contenido social, su estreno dejó mucho que desear. La audiencia superó el millón de espectadores a duras penas.

A estas alturas, el único estreno que ha logrado colarse en la clasificación de los 10 programas más vistos de la semana, según las mediciones de la consultora Nielsen, es The mentalist, de CBS, que se ha mantenido en torno a los 15 millones de espectadores. Tal ha sido el éxito de este truculento drama policial que la cadena ya ha contratado toda una temporada con la productora responsable. Simon Baker, aquel escritor neoyorquino que encandilaba a Anne Hathaway en El diablo viste de Prada, interpreta a Patrick Jane, un asistente en la policía judicial de California. En el pasado, Jane se jactaba de ser un médium, al estilo de Patricia Arquette en la célebre serie Médium, que en España emite Cuatro. Hasta que un asesino en serie llamado Red John mata a su mujer y a su hija para demostrarle que si en realidad hubiera tenido poderes habría evitado la masacre.

Otra de las series que se han renovado es Fringe, un híbrido entre una reedición urbana de Perdidos y una modernización de Expediente X. La serie, ya estrenada en España (Canal +), sigue los pasos de la agente del FBI Olivia Dunham (Anna Torv) y el científico Peter Bishop (Joshua Jackson), que se dedican a investigar casos paranormales. Nueve millones de espectadores garantizaron el éxito de la serie el pasado 9 de septiembre. Desde entonces se ha mantenido en torno a los 10 millones, razón por la cual la cadena Fox ha decidido renovar el contrato con la productora de la serie para el resto de la temporada 2008-2009.

Lo mismo ha sucedido con 90210, la reedición de la famosa serie adolescente Sensación de vivir. La cadena CW probó, obtuvo un discreto éxito de audiencia (cinco millones de espectadores) y decidió comprar capítulos para el resto de la temporada. En la serie han hecho cameos Jennie Garth (Kelly) y Shannen Doherty (Brenda). El resto de personajes son diferentes a los de la original, pero el trasfondo es el mismo de hace 18 años: las ociosas y complicadas vidas de un puñado de jóvenes estadounidenses. Al final, son las viejas fórmulas las que garantizan los nuevos éxitos.

Imagen de la serie de la cadena estadounidense ABC <i>Mujeres desesperadas</i>.
Imagen de la serie de la cadena estadounidense ABC Mujeres desesperadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_