Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batasuna anuncia una campaña en Francia contra su ilegalización

La formación independentista reúne a cien personas para tratar de reorganizarse e impedir su disolución

Batasuna, ilegal en España desde 2003, ve en peligro su continuidad en Francia, donde se presenta a las elecciones como una asociación ciudadana. La plataforma abertzale, que no condena la actividad terrorista de ETA, reunió ayer a su militancia para reorganizar filas y "hacer frente" a su posible ilegalización. Tras el encuentro, celebrado en la localidad vascofrancesa de Ustaritz, el portavoz de la formación independentista, Xabi Larralde, detenido por la policía francesa el pasado 23 de septiembre y puesto en libertad cuatro días después, declaraba: "Hemos podido confirmar que Francia ha puesto en marcha el proceso de ilegalización de Batasuna, pero nosotros estamos decididos a seguir adelante con más fuerza que nunca".

A la asamblea general asistieron un centenar de personas, que analizaron durante casi dos horas la situación que atraviesa Batasuna tras la detención de 14 de sus cabecillas y miembros y el registro de su sede en Bayona. A juicio de Larralde, esta operación se produjo por la "fuerte presión" que está ejerciendo España para ilegalizarles en Francia.

La izquierda abertzale ha salido "fortalecida" y se encuentra "más unida" para "hacer frente" a su posible ilegalización en Francia, dijo Larralde, tras anunciar que tenían previsto recorrer los pueblos del País Vasco francés para pedir a los agentes sociales su "apoyo al proyecto de la izquierda abertzale" de crear una "autonomía". Junto a Larralde, dirigieron el acto los también líderes de Batasuna en Francia Maite Goienetxe, Aurore Martin y Jean Francois Lefort. Estos dos últimos también figuraban entre los arrestados la semana pasada.

Las autoridades judiciales de París y las españolas investigan ahora las vías de financiación de Batasuna y la posible relación de sus máximos responsables con la dirección de ETA. El portavoz de los independentistas afirmó que van a tratar de que Batasuna no acabe "asfixiada por la multiplicación de procesos penales", porque de ese modo se corre el riesgo de su "disolución". No obstante, agregó que el proceso de ilegalizarles "no será un procedimiento fácil para el estado francés", puesto que la ONG Human Rights Watch "ha pedido al Gobierno de París que modifique su legislación antiterrorista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de octubre de 2008