Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ajedrez

Érase una vez el 'shatranj'

Problema de ajedrez arábigo.

Libro de Al Adli (siglo IX).

El LXXIII Campeonato de España que hoy termina en Ceuta (www.feda.org) es el peor de su larga historia, que empezó en 1902. Lariño arrancó ayer medio punto en la primera partida de la final contra Arizmendi tras un erróneo sacrificio de dama; los dos asaltos de la semifinal Arizmendi-Terán fueron vergonzosas tablas en 11 y 9 movimientos, respectivamente; el duelo Lariño-Ibarra del jueves fue otro indigno empate, en 17; y un largo etcétera, protagonizado por profesionales que comen a la carta por cuenta ajena en un hotel de cuatro estrellas y cobran premios razonables. Disfrutemos por tanto de algo mucho más interesante, que se plasmará el miércoles (20.00) y jueves (11.00) en Alcoy (Alicante) con una mesa redonda y una representación en ajedrez viviente del poema Scachs D'Amor (siglo XV), el primer texto conservado sobre ajedrez moderno, que versa sobre la primera partida registrada con las reglas actuales. Hasta entonces se jugaba el ajedrez arábigo o medieval (shatranj), cuyos campeones gozaban de enorme prestigio y abundantes privilegios en la corte de los califas; la dama aún no existía, ni el enroque ni la captura al paso, y el alfil era mucho menos potente, entre otras diferencias. Sin embargo, el rey, la torre, el caballo y el peón se movían como ahora, lo que permite comprender sin la menor dificultad la posición del diagrama. Las negras amenazan mate, tanto en g7 como en h8, pero nunca lo darán porque las blancas disponen de una vistosa y contundente maniobra: 1 Ch5+!!, T - h5 2 T - g6+, R - g6 3 Te6 mate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008