Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arantxa dijo 'sí' por segunda vez

La ex tenista se casó ayer en el castillo de Peralada con el empresario José Santacana

Arantxa Sánchez-Vicario se casó ayer con el empresario catalán José Santacana. El enlace se celebró en el castillo de Peralada, en Girona, una joya de origen medieval y fachada renacentista y neogótica, sede de un festival de música y de una afamada bodega de vinos y cavas. Para la novia, de 36 años, fue su segunda boda, ya que en 2000 se casó con el periodista deportivo Joan Vehils, actual director del diario Sport, del que se separó apenas un año más tarde.

Arantxa y Santacana se conocieron en Ibiza el verano de 2007. Su relación ha estado rodeada de polémica desde que anunciaron sus planes de boda. Emilio y Marisa, padres de la deportista, amenazaron con no asistir al enlace después de que se aireara el currículo del novio, al que se le achacan embargos, procesos judiciales en marcha por deudas y negocios poco claros. Pero Arantxa consiguió una tregua y ayer todos los suyos la acompañaron. También acudieron muchos amigos deportistas como Gema Mengual, Miguel Indurain, Emilio Butragueño, Albert Costa y Alberto Berasategui. Y, en representación de la familia real, Bruno Gómez Acebo.

La ex tenista pasó los últimos días de soltera en Girona, alojada en el hotel Golf de Peralada, donde también se hospedaron los invitados al banquete. El establecimiento, situado en una colina, fue el punto de partida de la novia, que bajó hasta el castillo en un coche antiguo, un Hispano Suiza, que tuvo problemas para arrancar.

En Peralada tuvo tiempo de relajarse, visitar un centro de estética y ponerse a punto para el gran día. Como en su primer enlace, la deportista se puso en las manos de su peluquero y amigo, Alberto Cerdán.

Arantxa ha anunciado su deseo de ser madre lo antes posible, hay quien asegura que ya está en ello, y hay quien dice que si no acudió a los Juegos Olímpicos de Pekín fue por ese motivo.

Retirada de la competición, Arantxa trabaja con una ONG que colabora con proyectos de mujeres en África a la que también pertenece su rival durante muchos años, y ahora amiga, Monica Seles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008