Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CONCHA GARCÍA CAMPOY | Presentadora de 'Las mañanas de Cuatro'

"Nunca hemos caído en los vicios del amarillismo"

Si su creación fuera de cristal, estaría en proceso de solidificación. Concha García Campoy no trabaja con vidrio, sino con otro tipo de materiales frágiles: "Opiniones, ideas y noticias". La directora y presentadora de Las mañanas de Cuatro lleva dos años tallando con ellos el perfil de su programa. Comenzó con una exigua audiencia del 3% o el 4%. En su último programa, el pasado 29 de julio, le arrancó a la cuota de pantalla un 15%. Mañana comienza la tercera temporada. "Mi reto radica en los dos dígitos de audiencia".

Pregunta. ¿Cómo sienta de

sayunar cada mañana con las audiencias?

Respuesta. Fatal. Yo procuro tamizarlo todo, pero cuando tenemos buena nota el grito que pego se escucha en todas partes. En el plató es ya todo un ritual. Ahora lo encajo todo mejor, porque ya tengo una audiencia consolidada. Puedo subir o bajar, pero ya no me llevo esos sustos del principio.

"Me interesan los políticos si tienen que responder a una polémica"

P. Ha tenido una semana entera para observar a sus competidoras. ¿Qué conclusiones saca?

R. Siento que competimos en un territorio que va mejorando en calidad, y eso es un aliciente para todas.

P. El pasado lunes María Teresa Campos (Tele 5) obtuvo el 18% de share. Superó a Susana Griso (Antena 3) por un punto. ¿No es muy poco siendo la reina de las mañanas y con Zapatero como invitado de lujo?

R. Griso ha conseguido tener un espacio muy identificado. Hace un tipo de tertulia muy variada y tiene una audiencia consolidada. Campos necesita conseguir que se la identifique con la información pura. Incluso ella requiere un rodaje.

P. ¿Entonces, María Teresa Campos no es tan temible?

R. Puede ser temible, pero no es imbatible.

P. ¿Cuál es la apuesta de Cuatro para fijar esos dos dígitos?

R. Estar al quite de la actualidad, el rigor en la información y la política. Detrás de esa apuesta están las investigaciones propias, que se han convertido en una marca de la casa. A la vez de hacer información vamos a generar información. Además, quiero resaltar que Cuatro nunca ha caído en los vicios del amarillismo.

P. ¿Cuáles son los vicios del amarillismo?

R. El principal es la compraventa de testimonios, porque ahí late la tentación de inventar historias y fabricarlas para conseguir audiencia, y entras en la mentira y en la manipulación. Aquí jamás hemos pagado.

P. ¿Le consta que sus competidoras lo hagan?

R. Es un vicio que salpica toda la televisión. No tengo ninguna prueba, pero hay cosas que son evidentes.

P. ¿Va a apostar por entrevistar a grandes personajes políticos?

R. A eso nunca se renuncia. Pero el político en promoción no me interesa. Son interesantes cuando tienen que responder a una polémica concreta. Si no, sólo hay dos personajes que están siempre vigentes: el presidente del Gobierno y el líder de la oposición.

P. ¿Y la tertulia política?

R. Creo que es la mejor de todas las cadenas. Tengo una veintena de analistas de primer nivel. Mi programa tiene un equilibrio ideológico muy interesante porque una tertulia sin contraste de ideas no se puede llamar tal.

P. ¿Tiene nuevas incorporaciones?

R. Sí, Pilar García de la Granja, periodista del Grupo Intereconomía, y Carmen Morodo, directora adjunta de La Razón. También se incorpora Fernando Garea, cronista parlamentario de EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 2008