El Tribunal de Arbitraje fija su sede en Valencia

Los conflictos de familia, laborales, societarios, de comercio nacional o internacional, de consumo, de contratos de venta o de alquiler, tienen una alternativa a la justicia ordinaria: el Tribunal Europeo de Arbitraje, con sede en Valencia. En junio pasado se anunció su creación y ayer echó a andar. Mauro Rubino-Sammartano, presidente de la Corte Europea de Arbitraje, presentó ayer en el Colegio de Abogados de Valencia esta nueva opción para resolver desacuerdos, que no infracciones penales, entre particulares o entre empresas, que voluntariamente quieran la mediación de un árbitro. "El arbitraje y la mediación son alternativas eficaces. Es más sensato, con sumo cuidado, resolver diferencias en seis meses, nueve meses o un año sin necesidad de acudir a un tribunal", dijo Rubino-Sammartano.

Al acto acudieron el consejero de Justicia, Fernando de Rosa, que expresó su apoyo, aunque no pudo cuantificarlo, y el decano del Colegio de Abogados, Francisco Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50