Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de la escuela concertada reaviva la crítica cruzada en el PSM

Una de cada tres agrupaciones, descontenta con el giro previsto por el comité

"El lunes comienza la marcha", decía ayer un hombre mayor a su quiosquero mientras compraba el periódico. "La gente vuelve de vacaciones y se pone a currar. Y ya se termina la paz", añadía, mientras acomodaba el diario bajo el brazo. Pero la marcha ya ha comenzado. Y la paz ha durado poco, al menos para los socialistas madrileños, que han comenzado a afilar las uñas ante el congreso regional que se celebrará del 5 al 7 de septiembre.

Dos miembros de la dirección socialista respaldan a los militantes críticos

Unas 80 agrupaciones del Partido Socialista de Madrid (PSM), una de cada tres, han enviado una carta al comité organizador del congreso regional en la que expresan su malestar por el apartado que trata sobre la educación en la ponencia política, que se debatirá en el cónclave socialista. No es el único reproche que recibe el texto que definirá la posición política del partido para los próximos años. En total, se han presentado 4.439 enmiendas, algunas de ellas a la totalidad.

"Supone una renuncia a los principios ideológicos en materia educativa", aseguran en la misiva las 80 agrupaciones que se dirigieron a Maru Menéndez, portavoz socialista en la Asamblea y una de las coordinadoras del XI Congreso Regional, para expresarle su malestar con la postura sobre educación.

Según las agrupaciones, la ponencia, que define la posición política del partido para los próximos años, destila un viraje ideológico conservador y contiene "algunas afirmaciones inasumibles". Estos grupos de militantes piden que se cree un grupo de debate para estudiar este tema durante el congreso. Y amenazan con presentar una enmienda a la totalidad de la ponencia.

No es la primera vez que se oyen voces contra este punto. Pero en esta ocasión llama la atención que quienes firman la protesta sean dos miembros del órgano de dirección del PSM: Javier Gómez, responsable de Acción Electoral, y Elviro Aranda, de Estudios y Programas. "No atacamos a la enseñanza privada y respetamos la concertada, pero hay que poner en primer lugar la pública", comenta Gómez, que añade: "Han convertido la educación en un elemento estratégico en términos electorales, para conseguir más votos. Pero esto es una postura errónea".

Menéndez no dudó en contestar con dureza a las 80 agrupaciones, porque no le ha hecho mucha gracia la carta contra la postura educativa. "No quiero entrar en un debate epistolar absurdo", contestó la portavoz socialista en la Asamblea. Y les achacó que "muchas veces, durante el pasado curso, algunos os hemos echado de menos a muchos de vosotros". Una áspera reprimenda. Y la portavoz Menéndez recibió otra respuesta. "Nosotros también hemos echado de menos muchas presencias muy importantes de socialistas madrileños en estas acciones [reivindicaciones de la educación pública] y en la estrategia desarrollada", replicaron los dos improvisados portavoces de las 80 agrupaciones contrarias a la ponencia del congreso. "No se están analizando bien las causas de las derrotas electorales en Madrid. Hay que abrir un debate sobre los diferentes postulados ideológicos e integrar todas las sensibilidades", desliza Javier Gómez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 2008