Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PEKÍN 2008 | Baloncesto

"No es un gesto de racismo"

La federación rechaza las críticas por la foto publicitaria de los jugadores estirándose los ojos que el COI califica de "inapropiada"

Las críticas de algunos medios anglosajones como The Guardian o The New York Post son malintencionadas y pretenden dañar la imagen de la selección de baloncesto y de España. Esa es la tesis que defiende con firmeza el presidente de la Federación Española, José Luis Sáez. La polémica se ha suscitado a raíz de una fotografía publicitaria para la que los componentes del equipo de baloncesto masculino y femenino posaron con los dedos estirando los ojos como si fueran chinos. "Mi sorpresa ha sido grandísima por la reacción de esos periódicos. Precisamente, el mensaje que se pretende transmitir es 'nosotros también nos sentimos chinos'. La federación fue la primera que estableció contactos con China de todo tipo: deportivos, comerciales y personales", indicó Sáez sobre un gesto que el Comité Olímpico Internacional (COI) calificó ayer de "claramente inapropiado", según The New York Times.

"Fue hacer el payaso. Pero el patrocinador insistió y son los que pagan", explica Gasol

La selección de baloncesto está patrocinada desde hace cuatro años por la firma de material deportivo Li Ning, la misma que visten todos los deportistas olímpicos españoles. La semana pasada se rubricó en Pekín la renovación de ese contrato por cuatro años. La federación también tiene acuerdos para la promoción del baloncesto en China y en otros países asiáticos, al igual que en Suramérica y en África.

"El gesto de posado es de cariño. Las mentes retorcidas que busquen polémica, los ingleses y los estadounidenses, más vale que se preocupen de los antecedentes de racismo en sus países", afirmó Sáez, quien informó de que no se piensa retirar el anuncio, pagado por la compañía de transportes Seur, uno de los patrocinadores de la federación.

Tras el entrenamiento ayer del equipo español, algunos periodistas anglosajones preguntaron a los jugadores. La respuesta de algunos fue que, de haber sabido que se hubiera producido la polémica, no habrían posado. "El anuncio no me parece gracioso, pero tampoco ofensivo", dijo Gasol. "Algunos de nosotros no nos sentimos muy cómodos haciéndolo", añade Gasol. "Para mí, fue un poco hacer el payaso. Pero el patrocinador insistió e insistió y son los que pagan. Simplemente fue una mala idea, aunque nunca hubo una intención racista".

La selección derrotó el martes a China por 85-75. A pesar de que fue un partido muy disputado y de que China cayó tras perder una ventaja de 14 puntos en el último cuarto, no se observó ninguna tensión. Al contrario, el comportamiento del público chino fue exquisito y la figura del equipo chino, Yao Ming, saludó con efusividad a varios jugadores españoles. Algunos periodistas chinos manifestaron que el gesto no se conoce en China y que, en todo caso, no es ofensivo si no se realiza en plan de burla.

Por otro lado, The New York Post recogía la voz de protesta de un representante de la comunidad china en Estados Unidos según el cual el mensaje no es de deportividad y no es respetuoso con los asiáticos. "No hay intención obvia de molestar a sus compañeros olímpicos pero esa fotografía irresponsable puede crear controversia y podría generar acusaciones de racismo", abunda The Guardian. El rotativo británico recordaba pasados conflictos con españoles de por medio, como cuando futbolistas negros de la selección inglesa fueron abucheados en un partido en el Bernabéu en noviembre de 2004; cuando Lewis Hamilton fue increpado por algunos espectadores en Montmeló, o cuando Luis Aragonés arengó a Reyes con palabras de menosprecio a Henry.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de agosto de 2008