Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vacaciones más cortas lastran a las grandes hoteleras

Sol Meliá y NH se resienten por un veraneo más austero

Cuando aparecen nubarrones en el presupuesto económico, lo primero de lo que se prescinde es de los gastos superfluos. Los españoles este año no han renunciado a las vacaciones, pero, según los expertos, han decidido acortarlas. Los grandes grupos hoteleros como NH o Sol Meliá han visto lastrado este semestre sus beneficios en unos veraneos más austeros.

"El debilitamiento de la economía está haciendo mella tanto en los viajes de placer como en los de negocios en España", explica en su último informe el banco francés BNP Paribas. El grupo de hoteles y resorts español Sol Meliá ha visto caer su beneficio respecto al año pasado un 41,1%, hasta los 36,7 millones de euros, en el primer semestre del año. Esperan que los nubarrones sean cada vez más negros. Sebastián Escarrer, consejero delegado, anunció que prevén que su beneficio para todo el año caiga entre un 25% y un 40%.

La cadena NH, más centrada en establecimientos urbanos, también avanza con piedras en los bolsillos. "Las tasas de ocupación hoteleras están sufriendo tanto por el ciclo de debilitamiento hotelero en España como por los menores viajes de estadounidenses a Italia", explican los analistas de BNP. La compañía revisará su plan estratégico y descarta en principio nuevas compras. Su tasa de ocupación en España ha caído un 5,9% hasta junio. Sus beneficios, un 20%.

Su peor marcha no es algo aislado. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, de junio, ya avanzaban una caída del 2,3% en las pernoctaciones hoteleras y un 3% las de cámpings, apartamentos y casas rurales. "Observamos cierta reducción en la estancia media de los viajeros, así como un incremento en la búsqueda de ofertas de última hora", confirma un portavoz de la agencia online Rumbo.

"La temporada de verano en el hemisferio norte será crítica", explica la Organización Mundial de Turismo. "La magnitud del ajuste en el sector" dependerá de "cómo evolucione el petróleo y los alimentos", explica.

El crudo ya ha marcado el futuro próximo de las aerolíneas, que reducirán su oferta en un 7% en todo el mundo , según la consultora OAG, para hacer frente al combustible y la menor demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2008