Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Alberto Dorrego, ex senador centrista

Fue médico y militó en el partido de Adolfo Suárez

Alberto Manuel Dorrego González, miembro desde 2003 de la junta directiva de la Asociación de ex Diputados y ex Senadores de las Cortes Generales, falleció el 30 de julio a los 75 años, tras una larga trayectoria ligada al centro político en el periodo de la Transición, lo que en Ávila es sinónimo del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez.

Nacido en Almenara de Tormes (Salamanca) el 10 de agosto de 1932, se licenció en Medicina por la Universidad de Salamanca en la especialidad de cirugía. Fue jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Provincial de Ávila y del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, y presidente de la Sección Científica del Colegio de Médicos de Ávila. Promovió el centro privado Clínica Santa Teresa, del que era ahora presidente del consejo de administración, de ahí que fuera muy conocido y apreciado en la provincia por su ejercicio profesional. Ninguno de sus cuatro hijos siguió su vocación médica, a pesar de que era nieto, hijo y esposo de facultativos. Uno de ellos, Alberto Dorrego de Carlos, fue entre 2002 y 2004 director general para la Modernización de la Administración de Justicia del Ministerio de Justicia con el abulense Ángel Acebes como titular.

Con la Unión de Centro Democrático (UCD) fue senador por Ávila (1977-79) en las primeras elecciones tras la dictadura, y repitió en la legislatura 1979-82. Fue en ambas portavoz en la Comisión de Sanidad, y de la comisión mixta especial de investigación del síndrome tóxico. No logró el escaño en 1982, tras la disolución de UCD, cuando figuró ya con las nuevas siglas de Suárez, el Centro Democrático y Social (CDS), formación de la que fue portavoz en la Cámara alta de 1986 a 1993.

Cuando Suárez abandonó la política, repitió como senador por una CDS casi extinta y demostró su condición de político de raza. Y también cuando, en 1996, Pedro García Burguillo, alcalde de Ávila de 1979 a 1983, acudía con él a recorrer los pueblos de la provincia -como cuando en 1977 su partido obtuvo más del 68% de los votos- a pesar de que ni podían usar las siglas del CDS. Con las de Unión Centrista (UC) sólo consiguieron el 2% de votos.

Para Dorrego era imborrable "el momento de la Transición y la ilusión por el cambio de toda la sociedad española", según contó a este periodista en diciembre de 2003, con motivo del vigésimo quinto aniversario de la Constitución: "Teníamos el problema de cómo elaborar la Constitución: copiar la de otro país o que la hicieran expertos, que es como se hizo, pero con políticos que sentaron las bases de la convivencia".

El ex senador guardaba óptimos recuerdos de "la colaboración de todas las fuerzas de la izquierda" frente a alguna oposición en las filas de la UCD.

De trato cercano y campechano, como en su ejercicio profesional, rememoraba con placer el trabajo parlamentario: "Recuerdo las refriegas y los largos e interesantes debates en la Cámara alta, en agosto, con calor, a las once de la noche y sin comer, pero el debate no decaía, todo lo contrario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de agosto de 2008