gente

La reencarnación televisiva de Sadam Hussein

El israelí Igal Naor interpreta al 'rais' en una serie que estrena mañana la BBC

Cuando en plena guerra del Golfo (1991) Igal Naor lograba escapar milagrosamente del impacto de uno de los misiles lanzados por Sadam Hussein contra Israel, poco podía imaginar que acabaría convirtiéndose en la encarnación televisiva del mismísimo rais iraquí.

El actor israelí -de 50 años e hijo de una familia de emigrantes judíos iraquíes- es el protagonista de La casa de Sadam (House of Sadam), una serie de cuatro capítulos sobre la singladura del dictador árabe que la BBC estrena mañana en coproducción con el canal estadounidense HBO.

El dictador era "monstruoso, sangriento y cruel, pero también un héroe trágico", en palabras de su intérprete quien, en buena parte gracias al poblado bigote, presenta un parecido más que razonable con el verdadero Sadam. La nacionalidad de Naor ha suscitado perplejidad entre ciertos sectores, pero el actor espeta que su condición de árabe israelí -"vivo en un entorno de guerra y sangre", dice- ha sido esencial para comprender toda la complejidad del personaje.

Los coguionistas de la serie, Stephen Butchard y Alex Holmes, representan -a través de una "combinación entre un drama shakespeariano y una película de mafiosos"- la historia del hombre que llevó las riendas de su país con mano de hierro durante casi un cuarto de siglo, hasta la invasión militar estadounidense de 2003.

Con la compleja personalidad de Sadam, padre cariñoso, marido infiel, conspirador que acabó derrocando a su benefactor (el presidente Ahmed Hassan al-Bakr), torturador y asesino de tantos inocentes, el drama está servido. Más que en una mera imitación, el trabajo de Igal Naor se apoyó en una amplia documentación (incluidas las biografías de Mussolini y Stalin, a quienes Sadam admiraba), en contactos con iraquíes que le conocieron en su juventud y en exiliados de la represión.

También contó con la asesoría de Said K. Aburish, considerado el principal biógrafo del rais, un historiador que, a pesar de su juicio implacable sobre el tirano, se declara contrario a la acción militar que lo depuso del poder. Eso no significa que la personificación de Sadam en la pequeña pantalla suavice al personaje. Presentado como un líder que desconfía de todo y de todos, el telefilme recoge episodios reales como la ejecución de su mejor amigo (el ministro del Interior Adnan Haudari) y de sus propios yernos, a los que acusa de connivencia con los inspectores de armas de la ONU, o su aquiescencia con los desmanes de su hijo, el psicópata Uday.

Sadam Hussein fue ejecutado en la horca el 30 de diciembre de 2003. De la transmutación en el personaje que opera Igal Naor da fe una anécdota relatada por él mismo y que se produjo durante el rodaje de la serie en Túnez: "Cada vez que salía de mi caravana, un grupo de locales se acercaba dirigiéndose a mí por el nombre de Sadam. Y, lo más sorprendente, me pedían su bendición y me deseaban la victoria en la guerra. Al parecer, nadie había oído hablar de su muerte". El actor inquirió a los responsables de la producción si se les había pedido a los extras que actuaran de tal modo. La respuesta fue un no rotundo.

Sadam, uno de los líderes políticos más populares del mundo (lalistaWIP)

El reparto de la serie <b>de televisión </b><i>La casa de Sadam,</i> que encabeza el actor israelí Igal Naor.
El reparto de la serie <b>de televisión </b><i>La casa de Sadam,</i> que encabeza el actor israelí Igal Naor.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS