Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo: "Touriño preside un gobierno clientelar"

Horas antes de que la nueva cúpula del PSdeG fuera refrendada por el 93,4% de los votos de los socialistas gallegos, Emilio Pérez Touriño metió a sus socios de Gobierno y al partido de la oposición en el mismo saco. Fuera de discurso, acusó al Bloque de "compartir el mismo esquema de redes clientelares" que el PP. Lo dijo el sábado, en una intervención a puerta cerrada durante el debate con los delegados del partido. Ayer, ninguna de las formaciones criticadas se defendió de la acusación del presidente.

El líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, pasó al contraataque. Después de una reunión con representantes del sector turístico y hostelero en Vigo, el dirigente popular culpó a Touriño de ser "el presidente de un Gobierno clientelar". Obviando que las palabras de Touriño también criticaban a su partido, insistió en que el mandatario socialista es "el máximo responsable" de que el Bloque establezca "redes clientelares con el dinero de la Xunta". Y puso ejemplos: la contratación de 4.000 personas para la empresa creada con el objetivo de luchar contra los incendios forestales, el funcionamiento del Consorcio Galego de Servizos Sociais y las galescolas.

Precisamente fue después de firmar los convenios de adhesión de 15 nuevos centros escolares a la Rede Pública de Galescolas cuando el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, aseguró no haber "escuchado nunca" a Touriño equiparar la labor de los nacionalistas con la de los populares durante el mandato de Fraga.

"Estoy seguro de que no se expresó así, y si hubo algo parecido, tuvo que ser una mala interpretación de sus palabras", dijo Quintana. Y desvió la atención hacia el éxito de las galescolas, que producen, dijo, un "efecto de contagio" entre ayuntamientos. La colaboración de los municipios con la Rede -que tiene ya 79 centros- hará posible, según Quintana, conseguir el objetivo fijado por Vicepresidencia: 85 escuelas en 2008, y 120 antes de que termine la legislatura. Ante un segundo intento de los periodistas, Quintana volvió a echar balones fuera: "No tengo conocimiento de esa valoración por parte del presidente", aseguró.

El presidente de la Xunta no refrendó sus declaraciones contra el BNG. Pero tampoco las desmintió. Después de la primera reunión de la nueva ejecutiva, sólo respondió a la acusación del líder popular gallego destacando "la transparencia" del PSdeG. "Feijóo no convoca una asamblea en su partido porque no sabría qué decir", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 2008