Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Calderón le cierra las puertas a Ana Frank

La productora del musical debe 40.000 euros al teatro

El musical El Diario de Ana Frank no tuvo un final feliz. Ayer, el Teatro Häagen-Dazs Calderón cerró sus puertas a público y actores. La empresa productora del musical, Gestalt S. L., decidió suspender las funciones del miércoles, jueves y viernes, debido a que la empresa explotadora del teatro, Wonderland Entertainment, les prohibió el acceso al edificio por no pagar el alquiler de las dos últimas semanas (20.000 euros por cada una). La productora facilitó dos teléfonos para que los espectadores puedan recuperar el importe de las entradas.

"Llevamos sin cobrar desde mayo", dicen los actores

El cruce de las calles Alcalá y Doctor Cortezo, en la plaza de Jacinto Benavente, era un hervidero de gente sobre las 20.00 de ayer. Las taquillas del teatro estaban cerradas y dos carteles anunciaban la suspensión de la función. La gente que acudía con su entrada no se lo creía, incluso tomaba fotos con el teléfono móvil de los avisos, "para que luego, cuando reclame, no me digan que era mentira", decía Rosario, de 48 años y que llegó en silla de ruedas con un taxi desde Pinar de Chamartín. Otros venían de Murcia o Cádiz.

Los actores, músicos y técnicos del espectáculo se mezclaban entre el público y les explicaban que ellos no eran los culpables de que no hubiese función. Aseguran que llevaban mes y medio sin cobrar, "también somos víctimas de Gestalt", dijo una actriz que prefirió mantener su anonimato.

Gema, Adela y Alba visitaron el año pasado en Amsterdam la Casa de Ana Frank, la niña judía que reflejó en su diario los horrores del genocidio nazi. Ellas también anotaron los teléfonos para reclamar: 669773598 y 671504733.

Silverio Fernández, portavoz de la productora Gestalt, comunicó ayer que por una "situación de tensión de tesorería" no habían podido pagar el alquiler las dos últimas semanas, y entonces Wonderland, gestora del teatro, les prohibió la entrada con todo su material dentro ("valorado en tres millones de euros"). También aseguró que se negoció con los actores y técnicos el pago de unas cantidades semanales de unos 400 euros hasta resolver la situación. "Ese dinero va en unos sobres, pero casi nadie los ha recibido", comentaron los actores. "Nos dejaron a deber el mes de junio, y les pedimos un cese de contrato para el 18 de julio, última función estival", contaban. Y señalaron que el dueño del teatro les dejará recoger sus efectos personales. Wonderland dará hoy una versión oficial del asunto, aunque Luis Álvarez, uno de sus responsables, manifestó ayer a la agencia Efe: "En algún momento había que cerrar porque los productores -dos empresarios de la construcción- no pagan y no responden a los burofaxes".

El diario de Ana Frank. Un canto a la vida se estrenó el 28 de febrero -acompañado de la polémica de si era adecuado hacer un musical sobre el Holocausto-, iba a permanecer seis meses en cartel para comenzar después una gira por España y Europa. El elenco de 20 artistas lo encabeza la cubana de 13 años Isabella Castillo, que ayer decía: "Me habría gustado una última función para despedirme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 2008