Reportaje:

Sentencia salomónica

Una pareja demanda conjuntamente a France Télécom:indemnizan al marido y condenan a la esposa

Salomón y Kafka en la era de Internet. Salomón amagó con partir un niño en dos para hacer justicia. Ahora, una juez ha decidido que la justicia pasa por partir un matrimonio. Un fallo del Juzgado de Primera Instancia número 50 de Madrid ha condenado a France Télécom España (FT) a pagar 2.000 euros de indemnización a un hombre, pero ha condenado a su esposa, que ejercía de codemandante, a pagar las costas del mismo proceso.

La pareja había emprendido de común acuerdo un proceso por el secuestro de su línea de acceso a Internet, ya que habían sido traspasados como clientes de Telefónica a Wanadoo (antigua marca de FT), sin que mediara contrato o consentimiento alguno.

La historia comienza a finales de diciembre de 2005. Al matrimonio González-Bello le interrumpen el servicio de la línea ADSL que tiene contratada con Telefónica. Al comunicar la aparente avería, Telefónica les informa de que su línea ha sido abducida por la compañía Wanadoo.

El fallo dice que la mujer no acreditó suficientemente los trámites realizados

Más información

El matrimonio reclama a Telefónica que reponga el servicio pero ésta les informa de que Wanadoo tiene secuestrada la línea, gracias al procedimiento de portabilidad, que permite cambiar de compañía conservando el número. La pareja se puso en contacto entonces con un responsable de Wanadoo, que, tras reconocer el error, ofrece tres meses de servicio gratis a cambio de que el matrimonio acepte convertirse en cliente de la firma francesa. La pareja rechaza la gracia y pide que se le libere la línea.

Alega que la línea ADSL para acceso a Internet es un artículo de primordial importancia, especialmente para ella, que acaba de tener un niño y está realizando una tesis doctoral para la que necesita acceder a las bases de datos y a las publicaciones científicas de la Universidad. Su marido, periodista, también dispone de correo electrónico y de acceso a contenidos de su trabajo. Para colmo, el 26 de enero de 2006 se encuentran que no sólo no pueden acceder a Internet sino que tampoco pueden realizar llamadas telefónicas, puesto que Uni2, otra marca de FT, les ha bloqueado la línea.

Tras dos meses y medio de infructuosos intentos, burofax incluido, el 13 de marzo de 2006 interponen una demanda en la que reclaman la "reinstalación del servicio de telefonía y de ADSL y una indemnización de 6.300 euros".

Pero la línea sigue retenida, por lo que la pareja se ve obligada a contratar una nueva con Telefónica y dar de baja la que tiene retenida FT. Dos años después, el 3 de diciembre de 2007, el juzgado de Madrid emite un fallo en el que estima parcialmente la demanda interpuesta por el marido contra FT y condena a la operadora a una indemnización de 2.000 euros. Pero paradójicamente desestima íntegramente la demanda interpuesta por la esposa, que iba en la misma línea que la de su cónyuge, y absuelve a FT España "de las pretensiones de dicha codemandante, con expresa condena en costas a esta última".

La razón de esta dicotomía estriba en que según la juez del caso, "respecto de la codemandante no se ha acreditado que haya realizado actuación alguna derivada de dicha contratación, puesto que tal y como resulta de la demanda, es el actor quien realizó las gestiones derivadas de dicha contratación y presentó denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos, por lo que ello conlleva que respecto de la autora deban desestimarse sus pretensiones". En román paladino, que como la juez entiende que fue el marido el que llevó a cabo los trámites de la denuncia contra Wanadoo, a ella no le corresponde nada. El matrimonio González-Bello ha recurrido.

Un joven navegando por Internet.
Un joven navegando por Internet.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 06 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50