Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La singularidad valenciana en el PSOE

El PSPV peleará en el congreso federal por preservar el sistema de comarcas

La delegación socialista valenciana no está dispuesta a entregar la cuchara a las primeras de cambio en el 37º Congreso Federal del PSOE, que comienza hoy en Madrid. La batalla por "mantener la singularidad valenciana", en el seno del partido va a ser dura y con artillería pesada. El PSPV pretende que, de algún modo, se reconozca el papel de las comarcas dentro de la organización; pero enfrente tiene a la dirección federal y a los andaluces, la federación con más peso dentro del congreso.

Ciscar defenderá las tesis del PSPV frente a la poderosa federación andaluza

La oposición a la continuidad de las comarcas es "férrea y mayoritaria dentro del congreso", reconocían fuentes del PSPV; pese a ello la portavoz de la delegación, Leire Pajín, trabajaba para intentar algún acuerdo que permitiera el mantenimiento de esa "singularidad". Andalucía se va a oponer con un peso pesado como Luis Pizarro, mano derecha de Manuel Chaves, mientras que Ciprià Ciscar, ex secretario federal de Organización, será el portavoz de las tesis valencianas. Desde la dirección federal se insiste en que la propuesta del PSPV "no tiene futuro". Una opinión que comparten dirigentes valencianos que aspiran como mucho "a salvar la cara".

Debate comarcas-provincias al margen, todos los ojos están puestos en el papel que jugará la secretaria de Estado, Leire Pajín, en la futura dirección de José Luis Rodríguez Zapatero. Aglutinados en torno a Pajín, los socialistas valencianos "debemos salir fortalecidos de este congreso", comentaba ayer un delegado. Y para ello es preciso, observan algunos dirigentes, una potente presencia valenciana en los órganos federales. Hasta ahora la secretaria federal de Economía, Inmaculada Rodríguez-Piñero, y Leire Pajín son la cuota valenciana en la Ejecutiva federal. Josefa Pellicer, también valenciana, está en representación de la corriente Izquierda Socialista.

Para abrir boca, el PSPV ha pactado con el secretario de Organización, José Blanco, la presencia de tres valencianos en puestos relevantes del congreso. El alcalde de Elche, Alejandro Soler -cercano a Pajín- estará en la Mesa del Congreso, que presidirá un presidente autonómico. El alcalde de Morella y diputado autonómico, Joaquim Puig, presidirá la comisión Nuevas políticas e instituciones para una sociedad en igualdad, y la diputada al Congreso Juana Serna será ponente de la comisión El cambio climático: el reto del S. XXI. Los 103 delegados con voz y voto se reúnen a mediodía para preparar la intervención de Pajín ante el plenario por la tarde.

En el debate de la ponencia, la delegación valenciana quiere hacer valer su posición en asuntos como el agua y la financiación autonómica, dos cuestiones con las que el PP ha desgastado a los socialistas.

Ferraz ha pedido que el congreso federal no se vea contaminado por el cónclave del PSPV, pero parece inevitable. Los aspirantes a liderar el PSPV son conscientes de que buena parte de su futuro depende de cómo se desarrolle el congreso. Un futuro para el que barajan diversas hipótesis. La primera, saber si, por fin, Pajín se decide a liderar el PSPV, pese a que hasta la fecha se ha mostrado contraria y a que Zapatero no ha insistido para que dé el paso. La segunda contempla una bicefalia: elección de secretario general en septiembre y de candidato a la Generalitat más tarde. Y una tercera: un secretario general que será un referente social junto con un secretario de organización para las cuestiones internas. Todo está abierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008