Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"El enemigo es el fuego"

La Unidad Militar de Emergencias comienza su labor antiincendios en Marín

El brigada Mori lleva más de 20 años en Infantería, "corriendo por el monte y pegando tiros". Lo sabe casi todo de este cuerpo militar, pero es inquieto y lo que más le gusta es "aprender". Por eso, desde que la Unidad Militar de Emergencias (UME) colabora en la lucha contra incendios -hace dos años-, este gijonés de 40 años cambia el fusil por las mangueras durante algunas semanas del verano.

El brigada Mori forma parte del personal de los Ejércitos de Tierra y del Aire y de los Cuerpos Comunes que, desde 2005, las Fuerzas Armadas destinan a la seguridad y bienestar de los ciudadanos en caso de grave riesgo. "Aquí el peligro no es ficticio, como en el monte. El enemigo es el fuego, que es real y muy peligroso", explica el brigada Mori. Hoy es el jefe de un pelotón formado por 30 personas que, todos los días, se instruye en la extinción de incendios y el rescate de heridos en el campamento base que la UME tiene en Marín (Pontevedra). Desde el 16 de junio y hasta el 30 de septiembre, los agentes contribuirán con las instituciones del Estado y las administraciones públicas para la supervivencia de los ciudadanos en caso de peligro. "Lo que hacemos aquí es útil y eso es muy gratificante", reconoce el brigada.

"Lo que hacemos es útil y eso es muy gratificante", afirma el brigada Mori

Equipos de 30 personas estarán en la base hasta el 30 de septiembre

Por el momento, el equipo de la UME en Marín sólo ha recibido una alerta por las hogueras de la noche de San Juan. No pasó nada, pero los agentes no se relajan. "El verano se presenta complicado", advierte el subteniente Prada. Las lluvias de los últimos días han hecho crecer la vegetación, por lo que "hay muchas zonas secas con mucho combustible", explica.

Con esa amenaza en la espalda, los miembros de la UME se preparan día a día para resolver emergencias de forma rápida y eficaz con una máxima irrevocable: saber cómo protegerse de un fuego es más importante que saber apagarlo. ¿Qué se hace cuando las llamas rodean a los agentes? "No perder la calma y crear una burbuja de vida", responde el brigada Mori. El pelotón aparca los camiones autobombas y nodrizas uno al lado del otro, formando un cuadrado. Sin perder un minuto, los agentes abren las compuertas de los vehículos y sacan varias mangueras. Para crear la llamada "burbuja de vida" son precisas las de 45 milímetros de grosor. "Están conectadas al camión y se bifurcan en dos mangueras de 25 milímetros", explica el brigada. Con ellas se ataca al fuego porque tienen más presión. En la base de la UME en Marín hay 18 de este tipo, cuatro de 45 milímetros de grosor y otras cuatro de 70.

Las mangueras echan agua durante ocho minutos y, colocadas en el suelo, se convierten en una especie de aspersores gigantes que crean una pantalla acuática. "Esta burbuja hace disminuir la intensidad del fuego, pero el calor sigue siendo importante", explica el subteniente Prada. Los agentes se protegen dentro de los camiones, con equipos de respiración autónoma. Mientras tanto, los vehículos autobomba y los nodriza no dejan de echar agua. Si en diez minutos, el fuego no ha remitido y amenaza con avanzar, el pelotón tiene que abandonar la zona.

La media de edad del grupo es de 23 años. Hasta ahora, sólo los miembros de las Fuerzas Armadas podían entrar en la UME. Desde esta temporada, cualquier persona de entre 18 y 27 años puede apuntarse a la lista en cualquier subdelegación de Defensa.

La base de la UME en la Escuela Naval de Marín (Pontevedra) se complementa con otro equipo de intervención en San Andrés de Rabanedo (León). Los dos forman parte del V Batallón de Intervención en Emergencias de la UME, que atiende las alertas que se producen en Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria. Cada unidad está compuesta por 30 agentes -que rotan cada semana-, tres autobombas, una autobomba nodriza, un camión parque, un autobús, una ambulancia y cinco vehículos todoterreno. Uno de ellos es un vehículo de transmisiones, que aglutina los sistemas de comunicación de todas las administraciones públicas. La UME está en contacto con ellas por radio, móvil, vídeo, internet y satélite.

En 2007 la Unidad llevó a cabo nueve intervenciones en Galicia. Todos los agentes en Marín coinciden en que este verano van a tener más trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2008