Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves: "Me retiraré cuando lo decidan mi partido o los andaluces"

El líder del PSOE de Andalucía optará por quinta vez a la secretaría general

Manuel Chaves es sinónimo del PSOE y el PSOE lo es de Manuel Chaves. Y ayer, una vez más, se mostró como el hombre de partido que es al comunicar públicamente las razones que le llevan a optar por quinta vez a la secretaría general de la federación socialista andaluza en el 11º Congreso Regional del 11, 12 y 13 julio. "A ellos me debo, a mi partido. Al PSOE le he dedicado mi vida entera. Aquí estoy, como siempre", "soy más útil si continúo como secretario general". En este preámbulo se resume las razones que le han llevado a posponer, por segunda vez, su relevo al frente PSOE de Andalucía y a zanjar el debate sobre su sucesión como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía. Se irá -dijo ayer tras informar a la comisión ejecutiva regional-, cuando su partido lo deje marcharse o cuando el electorado le dé la espalda. Lo afirmó con estas palabras: "Me gustaría retirarme de la política y de la presidencia de la Junta porque así lo decidan o mis compañeros y/o los ciudadanos andaluces".

MÁS INFORMACIÓN

Chaves aseguró ayer que ha hablado, debatido y consultado con mucha gente en el PSOE, como era su "obligación" y "responsabilidad" después de abrir una etapa de reflexión. El "sentir mayoritario" era que continuara. Así se lo pidió el líder socialista y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, según contó. "No tengo por qué ocultarlo, para mí es un motivo de orgullo y satisfacción". También se lo han pedido los ocho secretarios generales provinciales por lo que finalmente consideró que "la mejor opción para el partido", repitió una vez más, es presentarse de nuevo a la secretaría general.

El líder socialista negó que su decisión se base "en absoluto a ningún problema interno de desacuerdo". Sin embargo, en su ronda de consultas Chaves ha podido comprobar que su marcha de la secretaría general no concitaba unanimidades ni había un consenso interno mayoritario. Algunos no veían que el recambio fuera el secretario de Organización, Luis Pizarro, y opinaban que podría optarse por dirigentes de otra generación política; también consideraban precipitado abrir inevitablemente la sucesión al frente de la Junta de Andalucía sin saber o intuir en manos de quién. "No conocemos el final de la película que tiene pensada", dijo un dirigente mostrando su escepticismo. También le trasladaron su preocupación por abrir un melón de este tipo en plena crisis económica.

Otro grupo le advirtió de que esa decisión era darle bazas al presidente del PP andaluz, Javier Arenas, reforzado tras el último congreso nacional, para bombardearle con reproches de que está ya amortizado. Esta última opinión es la que ha hecho menos mella en Chaves, como reconocen personas próximas al presidente, y como él mismo se encargó de destacar ayer: "Ya me oyeron durante la campaña electoral: en el momento en el que pierda las elecciones por dignidad me voy a mi casa. Otros han perdido tres veces. No me preocupa lo que vaya a hacer este dirigente político. Si tengo que buscar algún interés lo que yo quiero es que se quede todo el tiempo en Andalucía. Es el reflejo de un perdedor".

La decisión de Chaves de continuar al frente del PSOE implica cerrar el debate sobre su sucesión al frente de la candidatura de la Junta. "A mí fuerzas no me van a faltar", dijo, como siempre ha dicho cada vez que asume responsabilidades. "Ese debate no existe, ni se ha abierto ni tiene por qué abrirse después de ganar por mayoría absoluta", señaló. Sin embargo, cada vez que este debate se ha abierto en el PSOE no ha sido porque venga inducido de abajo arriba, sino porque el propio Chaves ha enviado señales de cambio y esas señales no se han traducido en nada porque los consensos internos no han fructificado.

Muchos piensan que con esta decisión, Chaves saca billete para seguir siendo por séptima vez candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en 2012. Ayer no cerró esta puerta. Cuando se le preguntó ayer si puede sucederle como a Felipe González, que pidió tres veces dejar el liderazgo del PSOE y sólo lo pudo hacer cuando perdió las elecciones en 1996, Chaves aseguró: "No se puede extrapolar la situación. Nadie sabe lo que va a ocurrir después de 2012". Una periodista le preguntó: Entonces si gana, ¿usted sigue, sigue y sigue? Chaves contestó con risas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2008