Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las relaciones con la Iglesia católica

"Rezaban por nosotros"

El sábado, día anterior al Corpus, Toledo recibió el pasacalles de la compañía Morboria. Ése fue el detonante de las declaraciones del cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, que lo calificó de blasfemia. "Nos contrató el Ayuntamiento e hicimos un auto basado en la danza de la muerte del Siglo XV", explica Eva de Palacio, directora de la compañía. Ésta añade que había "un rey, un obispo, guerreros muertos, almas salvadas, el arcángel, san Pedro, zombis, ángeles y detrás de ellos una virgen". La Virgen no era una talla, sino una actriz caracterizada "con la iconografía barroca y lujo de oropeles". Unos 30 personajes desfilaron por las mismas calles que ayer recorrió Cañizares en procesión. De Palacio, que ayer estaba perpleja, insiste en que no era ninguna blasfemia: "La gente coreaba bravos por todo Toledo. Sólo en una esquina nos insultaron y alguien se acercó al obispo y le dijo: 'Los beatos de Toledo rezamos por ti'. Pero lo hicimos con todo respeto. En las iglesias también hay representados diablos y no pasa nada. Nos avala la historia". Y concluye: "No se puede hacer nada en Toledo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2008