Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El campeón cae fulminado

El Unicaja derrota al Madrid, el primer líder de la fase regular eliminado en cuartos

Más temprano o más tarde siempre hay una primera vez. La noticia de la temporada es que por primera vez en la historia, el líder de la Liga regular ha caído a las primeras de cambio, en el primer cruce de eliminatorias, frente al octavo. Le ha tocado al Madrid, para su suerte el año en que un cambio en la reglamentación garantizaba al primero de la fase regular una plaza en la Euroliga. Del mal el menor, porque hay otra estadística que se mantiene, por cuarto año consecutivo: el vigente campeón cae en cuartos de final.

El logro le toca a Unicaja, con todos los honores. Destrozó al Madrid en Vistalegre y anoche supo jugar un partido de máxima tensión. Justo el día en que se rindió homenaje a jugadores del club de los últimos 30 años. Todos ellos saben mucho de la pelea constante, de los altibajos, de estar tantas veces a punto... Así es la historia del Unicaja, el primer equipo ajeno a los tres clásicos (Barcelona, Real Madrid, Joventut) capaz de colarse en una final, en 1995. Y de hacer una temporada horrible como ésta, a punto de quedar fuera del playoff y llegar y cargarse al campeón y líder de la temporada a las primeras de cambio.

UNICAJA 88 - REAL MADRID 86

Unicaja: Cabezas (22), Berni (22), Welsh (11), Jiménez (4), N?Dong (18) -quinteto inicial-, Haislip (0), Popovic (2), Santiago (6), Kus (3) y Gabriel (0).

Real Madrid: Raúl López (13), Bullock (28), Mumbrú (8), Iturbe (0), Reyes (10) -quinteto inicial-, Hervelle (4), Smith (12), Tunçeri (5), Papadopoulos (4), Pelekanos (0) y Sekulic (2)

Árbitros: Pérez Pérez, Redondo y Conde.

10.000 espectadores en el Palacio de los Deportes Martín Carpena de Málaga.

4º CUARTO

3º CUARTO

2º CUARTO

1º CUARTO

20-12

16-24

24-19

28-31

Como manda la tradición de los playoff, el segundo partido de la serie no tuvo en su desarrollo nada que ver con el primero. El Madrid salió menos acelerado que en Vistalegre. El arranque de Unicaja le sorprendió, y el equipo malagueño se adjudicó el primer cuarto con cierta comodidad, con ocho puntos de diferencia. Pero ahí evidenció el Madrid su control. Su defensa alternativa maniató al Unicaja, que pasó muchos apuros frente a la zona.

Reequilibrado el marcador (36-36 al descanso), el partido entró en una fase de alta tensión que no fue sino creciendo hasta el desenlace en el último suspiro. El tercer cuarto fue un intercambio de canastas. El Unicaja intentaba imponer un ritmo rápido, y el Madrid confiado siempre a Bullock ante la férrea defensa de los malagueños. El ala norteamericano estuvo sensacional.

En cambio, en el juego interior, el Unicaja volvió a dominar al Madrid, con un soberbio Boniface N'Dong. Sólo Reyes mantuvo algo el tipo. El partido transcurrió hasta el final en un estrecho margen, sin nunca una diferencia más allá de una canasta, casi siempre en favor del Unicaja. Carlos Cabezas encontró las vías en la defensa madridista cuando más difícil era todo. El base se marcó, de nuevo, un partido sensacional, en la dirección y en las decisiones. Sus penetraciones y lanzamiento a distancia dieron los puntos decisivos al Unicaja en el tramo final, hasta que sonó la bocina y estalló el delirio en Málaga. Y la tremenda decepción en el Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008