Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más ladrillos rotos en Colonial

Nozar hipoteca pistas de esquí y Popular provisiona 39,3 millones

"Éste es el cuento de nunca acabar... ¿quieres que vuelva a empezar?". Desde hace meses no hay día sin afán ni semana sin sorpresa en torno a Colonial y a los quebrantos de sus antiguos y nuevos dueños. Esta semana, por ejemplo, aparte de la designación de consejeros por parte de sus hoy propietarios y ayer acreedores, uno de ellos, el Banco Popular, se ha visto obligado a provisionar 39,3 millones de euros por deterioro de activos en relación con las acciones que la entidad tiene en la compañía. Y uno de los socios que no ha abandonado el barco, al menos hasta ahora, el grupo Nozar, se ha visto obligado a aportar como garantía de devolución de anticipos recibidos el complejo de esquí de Boí Taüll, según la auditoría de 2007 de Colonial.

La CNMV publicó el martes esta auditoría, realizada por Deloitte, en la que se pone en duda la capacidad de la inmobiliaria para llevar a cabo las desinversiones previstas para aliviar su deuda. El valor de esta auditoría, no obstante, es relativo. Se firmó el 1 de abril, poco antes de que se produjera la toma de control de Colonial por parte de los bancos, y ha quedado por ello desfasada en algunos aspectos. El 23 de abril, la mayoría de las entidades que tenían títulos de los principales accionistas de Colonial entregados como garantías ocuparon posiciones en el capital de la inmobiliaria. Popular (9,15%) y La Caixa (5,42%) lideran el consorcio -en el que también se hallan Bancaja (2,76%), Caixanova (1,81%), Pastor (0,92%) y Caja Duero y Caixa Galicia (3,35%)-, que tiene cerca de un 25% del capital de Colonial.

La deuda de Colonial ascendía a 9.247 millones a 31 de diciembre. El Popular, en un hecho relevante remitido a la CNMV un día después de la publicación de la auditoría, da cuenta de la provisión citada por las acciones adquiridas a Luis Portillo en pago de préstamos no satisfechos. El banco, agrega, que el impacto negativo contable producido en la entidad -la provisión es de 39,3 millones y el resultado neto atribuido de la entidad en el primer trimestre fue de 322,5 millones- "se cubrirá con exceso por el importe de las plusvalías producidas".

Las entidades financieras sindicadas, que acordaron asumir el control de la inmobiliaria ante su riesgo de suspensión de pagos por falta de liquidez para afrontar los créditos y se comprometieron a permanecer un año en la misma, han incorporado también esta semana sus representantes en el consejo de administración: José María Sagardoy (por el Popular), Manuel Fernández Méndez (por La Caixa) y Francisco J. Zamorano (por Caixa Galicia). Además se ha incorporado como consejero Luis Delso, socio de Domingo Díaz de Mera y presidente de Isolux, en representación de Global Cartera de Valores.

Nozar, que ultima un proceso similar al de Portillo para quedarse con un 5% de Colonial y vender un 7% a sus bancos acreedores, tiene hipotecada, dentro del proceso de reestructuración de su deuda (el grupo está atrapado también en Afirma, la antigua Astroc), la estación de esquí de Boí Taüll como aval de una deuda de 130,5 millones con Colonial. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008