La candidatura carodista reclama transparencia y auditorías en ERC

Intercambio de papeles y de tópicos en Esquerra Republicana. El lunes se aprobó un esbozo de la ponencia estratégica del partido que acogía casi en su totalidad las tesis de Joan Puigcercós, infligiendo una derrota a su rival, Josep Lluís Carod Rovira, en el terreno que se le considera más propicio: el de las grandes ideas. Y ayer la candidatura carodista, encabezada por el presidente del Parlament, Ernest Benach, y por Rafael Niubó, se puso el mono de trabajo y tomó la delantera en cuanto a modelo de partido, feudo de Joan Puigcercós.

Queriendo romper la imagen de continuistas, la candidatura ERCfutur, por boca de Niubó, propuso someter al partido a dos auditorías externas anuales, dividir en dos la vicesecretaría general de organización y finanzas, y condicionar los gastos superiores a 30.000 euros a la aprobación de la ejecutiva del partido. A la preguntado de si cree que en su partido hace falta transparencia, Niubó, ex presidente de la federación de Barcelona de ERC, indicó que la respuesta era fácil y contestó con un sonoro y rotundo sí.

Benach y Niubó exigen separar la organización de las finanzas del partido

Niubó, número dos de Carod en la Generalitat, insistió en que Esquerra Republicana actualmente no tiene el "plus de transparencia" que debe tener un partido político que "mueve dinero público", responsabilizando de ellos al equipo de Joan Puigcercós, al que se asocia al control total del aparato del partido.

La candidatura carodista no quiere dudas sobre la transparencia y no se contenta con una auditoría, sino que reclama dos, y que las empresas que las realicen las decida cada año el Colegio de Auditores. Envalentonado, Niubó expuso: "¿Qué otro partido está dispuesto a que le hagan no sólo una auditoría, sino dos, y que lo decida un colegio de auditores? Si encuentran a otro, me lo presentan".

Conscientes del cartel de favorita que lleva la candidatura de Joan Puigcercós y Joan Ridao a la presidencia y secretaría general de Esquerra, tanto Benach como Niubò quieren atacar los puntos débiles, por descuidados en esta campaña interna, de su rival. Por ello, no es extraño que la candidatura carodista promueva subdividir en dos la actual secretaría general de organización interna y finanzas, que ocupa hoy uno de los hombres de confianza de Puigcercós, Xavier Vendrell, que desató la polémica con las cartas financieras a militantes y altos cargos públicos.

En lo que denominaron propuesta de "partido en red", se comprometieron a inyectar recursos a las federaciones territoriales. Benach y Niubó quieren desglosar el presupuesto anual, que en 2008 alcanza los seis millones de euros, en tres partes: un tercio para la red de secciones locales, otro tercio para la red de federaciones comarcales y regionales, y una última parte para la organización nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de abril de 2008.