Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Guerra por el poder en el PP

"Si se van liberales y conservadores del PP, ¿quién queda?", dice el aguirrismo

Rajoy escenificó ayer el apoyo territorial de todos los barones mediterráneos

Esperanza Aguirre, siempre dispuesta al contrataque, siempre rápida y, a decir de sus críticos, a veces precipitada, trató, según cuenta su entorno, de mantener ayer la calma después de escuchar el ataque directo a la yugular que le lanzó su jefe.

Tiene tiempo para contestar, porque el lunes ha convocado una rueda de prensa conjunta con Francisco Camps en Madrid -en esa foto están dos de los principales aspirantes a la sucesión, con la diferencia que él no tiene tanta prisa como ella porque es más joven- y por la noche tendrá intervención estelar en el 59 segundos, de TVE.

Los fieles a Aguirre creen que Rajoy la está retando a presentarse

El entorno de Aguirre está convencido de que Rajoy la está retando para que se presente. Pero ella, dicen, aún no se ha decidido. De momento ayer mandó a contestar a su mano derecha, el vicepresidente de Madrid, Ignacio González. "¿Qué sería entonces ideológicamente del Partido Popular si, como dice Rajoy, liberales y conservadores se fueran del partido?", ironizó. González sostiene además que Rajoy se contradice con Pío García Escudero, portavoz en el Senado, que "dijo que en el partido no había socialdemócratas, sino liberales y conservadores".

También el vicepresidente segundo y consejero de Justicia, Alfredo Prada, salió a defender a su presidenta. "Una reunión con interventores y militantes debe servir para hacer oposición. No es un foro adecuado para dedicarse a criticar a compañeros de partido que pueden tener visiones diferentes a la del presidente", indicó Prada en declaraciones a la agencia Europa Press.

El acto de Elche fue una apertura de campaña para el congreso del partido en junio. Los líderes del PP en Andalucía, Murcia, la Comunidad Valenciana y Cataluña (que entre todos suman 931 compromisarios en el congreso, el 37% del total), se retrataron con Rajoy, y le garantizaron sus votos.

Ramón Luis Valcárcel, el murciano, fue claro: "El voto mío y de toda mi agrupación están volcados con Rajoy. Es transparente, limpio, honrado y coherente". Javier Arenas le siguió. "Es el gran referente del PP. He sido cinco años secretario general, es lo más importante que he hecho. No gastaré saliva en responder a un compañero del partido [se refería a Juan José Güemes, consejero de Madrid, que había acusado al PP andaluz de estar instalado cómodamente en la derrota durante 30 años] sino para contestar a Zapatero. No hay que inventar el Partido Popular, porque el Partido Popular ya existe y es el mejor de España. Cuando me preguntan: '¿Usted qué es, liberal, socialdemócrata, democristiano?'. Yo digo: 'Soy del PP. Con eso me sobra". "De aquí a cuatro años o menos, Rajoy será presidente del Gobierno. Mariano, todo el partido está contigo. No tengas ninguna duda", sentenció el catalán Daniel Sirera.

Y cerró Francisco Camps: "Soy ante todo un hincha del PP. La inmensa mayoría de los avales de la Comunidad Valenciana serán para Mariano Rajoy". Si embargo, Camps no pudo garantizar todos los avales ya que en las últimas horas el sector afín a Eduardo Zaplana, liderado por el presidente provincial del Partido Popular, Joaquín Ripoll, ha presentado listas alternativas en la mayoría de poblaciones importantes, con lo que mañana, lunes, habrá confrontación. De los 124 delegados asignados para Alicante, confían obtener unos 80 los afines a Zaplana.

Camps trató de minimizar la bronca: "Quiero que la gente trabaje en la misma dirección. El camino emprendido es el correcto. Juntos, cada uno en lo que tiene que hacer, y todos detrás de Rajoy. Será el próximo presidente del Gobierno. Estamos convencidos, como estábamos convencidos hace dos meses".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2008