Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Sentía que vivía en un teatro"

Cécilia Ciganer y su marido, Richard Attias, conceden la primera entrevista tras la boda. En ella, la ex señora de Sarkozy habla de su paso por el Elíseo

Dos semanas después de su boda de película celebrada en el Rockefeller Center de Nueva York, Cécilia Ciganer Albéniz (ex mujer de Nicolas Sarkozy) y su marido, Richard Attias, han abierto las puertas de su casa para ofrecer la primera entrevista, después de un largo tiempo de silencio acerca de su relación. Desde las páginas de Vanity Fair Italia, que sale hoy a la venta, Cécilia aclara las razones de su ruptura con el presidente francés. "Sentía que vivía en un teatro", ha dicho. "Yo sé que he actuado correctamente y le deseo a mi ex marido que sea feliz en su nuevo matrimonio", añade. Se escribe así un nuevo capítulo de este culebrón que implica a dos parejas: al presidente francés Nicolas Sarkozy y su nueva mujer, la modelo y cantante italiana Carla Bruni; y por el otro a la ex primera dama Cécilia Ciganer Albéniz con su nuevo marido, el publicista Richard Attias.

"La vida de primera dama que se me ofreció no estaba hecha para mí"

El publicista proclama su felicidad: "soy un hombre satisfecho"

Cécilia abandonó al mandatario francés en marzo de 2005 por Attias. El semanario francés Paris Match publicó en su portada de agosto de ese año fotografías de ambos en Nueva York. Pero Cécilia y Nicolas Sarkozy no se separaron hasta el pasado mes de octubre tras 11 años de matrimonio. Los rumores de distanciamiento se habían multiplicado desde el inicio del mandato del presidente de Francia. El jefe del Estado francés se volvió a casar el 2 de febrero con Carla Bruni.

En la primera entrevista concedida después de su enlace, Cécilia es explícita: "No ha sido sólo una cuestión de coraje", ha confesado, "yo tengo un gran defecto: soy capaz por compromiso de vivir disimulando. Sin embargo, la vida de primera dama que se me había ofrecido, la que sueñan todas las mujeres, no estaba hecha para mí".

Cécilia, que realizó su primer viaje presidencial a la cumbre del G-8 en Heiligendamm (Alemania), explica a Vanity Fair la artificialidad de su vida de entonces. "Tenía la impresión de vivir en un teatro, en una ficción". Por su parte, Richard Attias, organizador de eventos como la cumbre internacional energética de Davos, se muestra radiante y a la pregunta ¿es usted un hombre feliz, en este momento?, contestó: "¿Tanto se nota? Sí, soy un hombre satisfecho", y añadió: "Me siento en la situación de quien ha encontrado su propio equilibrio. He vivido esta historia con pasión, determinación, confianza y mucha fuerza. He puesto en ella toda mi energía".

La elección de Vanity Fair Italia como medio para hablar de su relación ha sido fruto de la simpatía que Attias tiene por Italia, y porque buscaba "un medio internacional importante para comunicar un cambio de orientación profesional que realizará con Cécilia", según adelantaron ayer agencias de prensa italianas. Quizás haya influido también su amistad con la casa de moda Versace, que se encargó de los vestidos de la boda que lucieron tantos los novios como sus hijos.

Cécilia Ciganer y su ex, cara a cara en lalistaWIP

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de abril de 2008