La Cidade da Cultura se queda sin contrato para el suministro de cuarcita

La mina adjudicataria suspendió las entregas a la Xunta en septiembre

El polémico contrato con la empresa Piedras de Muras, SL, para el suministro de cuarcita destinada a la Cidade da Cultura, ya es historia. El patronato de la fundación que rige el complejo cultural decidió ayer rescindir la relación con la empresa del ex alcalde de Ortigueira Antonio Campo, del PP, que dejó de proveer en septiembre el material de color salmón que ya recubre parte de los edificios.

El problema ahora consiste en lograr, para terminar la obra, un material de idénticas características al elegido personalmente por el arquitecto Peter Eisenman. La semana pasada, la conselleira de Cultura y el presidente de la Xunta consideraron el problema "solucionado", pero fuentes del patronato confirmaron que lo que existe son alternativas "bastante parecidas" a la cuarcita que Campo extraía de una cantera ilegal. De momento hay excedentes suficientes para que las obras no se detengan. Las mismas fuentes aseguraron que la alternativa estará disponible "en breve".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS