El Gobierno central da luz verde a la pasarela de Mompás con 12 millones

El paseo peatonal se elevará sobre los acantilados a lo largo de 800 metros

La idea de completar un paseo de siete kilómetros a lo largo de toda la fachada marítima de San Sebastián, desde el Peine del Viento, en Ondarreta, hasta la punta de Mompás, al final de Gros, se hará por fin realidad. El Consejo de Ministros autorizó ayer la construcción de una pasarela peatonal volada de 800 metros de longitud, que arrancará en Sagüés, a los pies del monte Ulía, y costará 12,1 millones de euros. Cuando comiencen, los trabajos durarán 24 meses, según la previsión inicial del Ministerio de Medio Ambiente.

El proyecto se hará pese a las objeciones de la consejería de Medio Ambiente
Más información

Este proyecto es una apuesta personal del alcalde donostiarra, el socialista Odón Elorza, que lleva varios años luchando por esta "obra singular" para cerrar el paseo marítimo de la ciudad. En esta pelea se dio de bruces con la consejería de Medio Ambiente, que desautorizó la operación argumentando que la zona está catalogada como de Especial Protección dentro del Plan Territorial Sectorial de Protección y Ordenación del Litoral del País Vasco.

Pese a ello, Elorza calificó de "irrenunciable" el proyecto y replicó al Gobierno vasco que la ladera de Ulía entre Sagüés y la punta de Mompás fue objeto de una "transformación terrible" en los años 40, como consecuencia de las voladuras y la maquinaria de una cantera que se creó para extraer piedra y construir una escollera de protección para el barrio de Gros. En su opinión, este hecho "avala la teoría de que difícilmente se puede considerar ese espacio como de Especial Protección". "No es un espacio virgen", subrayó.

En cualquier caso, la última palabra desde el punto de vista medio ambiental la tiene el Gobierno central, que ayer dio luz verde a la construcción de la plataforma peatonal y liberó el dinero para las obras. La pasarela, diseñada por el arquitecto Fernando Ruiz Lacasa y el ingeniero Javier Errea, estará separada de la escarpada e inestable ladera del monte para sortear las consecuencias de posibles desprendimientos. Y se elevará sobre el acantilado entre 14 y 20 metros para evitar que sea alcanzada por los fuertes oleajes frecuentes en esa zona. De todas formas, se colocará una puerta de acceso que se cerrará por la noche y cuando existan condiciones de riesgo por temporales, con el objetivo de garantizar la seguridad de los peatones.

El grupo del PNV en el Ayuntamiento de San Sebastián ha sido el más crítico con este proyecto. Su portavoz, Xabier Ezeizabarrena, defiende una actuación "más liviana" y "menos impactante" para Mompás, que dé continuidad al sendero sin necesidad de levantar la pasarela ideada. Hace un par de semanas aprovechó el fuerte temporal que azotó la costa donostiarra para preguntar precisamente si se había previsto el impacto del fuerte oleaje en este punto, uno de los más castigados por el mar.

El alcalde respondió que se ha realizado un estudio de los oleajes de los últimos 50 años para actuar con previsión. Y subrayó que la cota media de altura de la pasarela será de 15 metros "sobre la pleamar", por lo que cree que es "muy difícil" que pueda suceder algo. Elorza insistió además en que la plataforma peatonal contará con un sistema de cierre. El consistorio tiene previsto organizar una exposición con los detalles del proyecto, presentado en noviembre de 2006. Entonces se dijo que estaría culminado para este año.

Fotomontaje de la pasarela, según el proyecto presentado en noviembre de 2006.
Fotomontaje de la pasarela, según el proyecto presentado en noviembre de 2006.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción