Gran Premio de España de motociclismo

Cuando el uso del casco es la excepción

En grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla, por poner tres ejemplos, ver a una persona que circula en moto por la calle sin llevar el casco es muy difícil. Dejando de lado la excepcionalidad del Gran Premio de España, en Jerez ya es más habitual ver a chavales con ciclomotores circulando sin protegerse la cabeza. Dos de cada diez viajan sin casco. Sin embargo, la cosa cambia a medida que uno se aleja de Jerez y toma el camino del sur, en dirección a la costa. En pueblos como Sanlúcar de Barrameda o El Puerto de Santa María, la circunstancia excepcional es ver a alguien que conduzca una moto con el casco en la cabeza.

Los ayuntamientos de estas localidades reconocen que hay preocupación por tratar de cambiar los hábitos de los ciudadanos. "Lo que llama la atención es ver a algún motorista con el casco", asegura Víctor Mora, delegado de tráfico y seguridad vial en Sanlúcar. Para remediarlo, hace un mes que el ayuntamiento ha lanzado una campaña, el Plan Quitamultas. Esta medida permite que las multas puedan canjearse por cuatro horas de trabajos para la comunidad y una que se dedica a recibir un curso de seguridad vial. "Hace unos meses se organizó un concurso en el que los chicos del pueblo presentaron sus propuestas pintando cascos con sprays. Así tratamos de concienciarles de que, además de ser un elemento de seguridad, puede ser chulo", ahonda Mora.

"El problema de Sanlúcar es que hay un parque de ciclomotores muy amplio. Es el método de transporte más habitual", asegura Nicolás, residente en este pueblo costero, a unos 25 kilómetros de Jerez.

Para evitar accidentes, desde la medianoche de ayer y hasta el domingo, Jerez y los pueblos de sus alrededores cuentan con la presencia de cerca de una decena de fiscales en los controles de alcoholemia y drogas para garantizar su legalidad y agilizar el trámite judicial.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS