Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Beckham, 100 partidos con Inglaterra

El centrocampista se suma al selecto club de Shilton, Moore, Charlton y Wright

Doce años después de su debut con Inglaterra (3-0 ante Moldavia), David Beckham entró anoche en el palco del honor de los inventores del fútbol. Tras saltar en el equipo titular que enfrentó a su selección contra Francia en el Stade France de París (1-0, gol de penalti de Ribéry), el centrocampista de Los Ángeles Galaxy se convirtió en el quinto jugador que supera la cifra de cien partidos internacionales con el cuadro británico. "Seguro que jugará. ¡No le iba hacer venir desde California para luego estar en el banquillo!", admitió Fabio Capello antes del amistoso.

Por delante suyo siguen Peter Shilton, Bobby Moore, Bobby Charlton y Billy Wright

La Rusia de Hiddink, rival de España en la Eurocopa, cayó en Rumania por 3-0

El año pasado, en su etapa al frente del Real Madrid, el técnico italiano apartó al centrocampista del equipo cuando adelantó su fichaje por el club estadounidense. Pero Capello cambió de parecer y volvió a contar con Beckham, que terminó siendo decisivo en la obtención del título de Liga. Anoche, siguió la estela de Peter Shilton (125 partidos internacionales), Bobby Moore (108), Bobby Charlton (106) y Billy Wright (105). El registro del ex capitán inglés tardó en llegar año y medio, pues no jugó un solo partido con Inglaterra durante la etapa de Steve McClaren. La caída en desgracia del preparador -que sólo presumía en su curriculum de haber llevado al Middlesbrough a la final de la Copa de la UEFA-, al no clasificarla para la Eurocopa, propició la llegada de Capello. Y con él, la de Beckham. "El Mundial de 2010 en Suráfrica es una ambición para mí. No me basta con jugar contra Francia y ya está. Soy muy testarudo", recalcó el jugador de 32 años, que en siete meses como profesional en Estados Unidos apenas ha completado 1.300 minutos en el césped.

Ajeno a los números de Beckham, Luis Aragonés apenas pudo sacar alguna conclusión de los rivales que afrontará en la primera fase de la Eurocopa de Austria y Suiza. Las ausencias de jugadores vitales trastocaron los planes originales de Suecia, Rusia y Grecia, los otros contendientes del grupo D. Un solitario gol de Pato (m. 72) le bastó a Brasil para superar al grupo nórdico en el Emirates Stadium de Londres, en conmemoración del 50º aniversario de la final del Mundial de 1958. Entonces, la selección canarinha superó a la escuadra nórdica, anfitriona del torneo, por 2-5 y logró el primero de sus cinco entorchados. Dunga dejó fuera de la lista a Ronaldinho por decisión técnica y a Kaká, en su caso debido a unas molestias musculares. Sí dispuso en el campo del Arsenal a Robinho. Por su parte, Lars Lagerback no pudo contar con Edman -se perderá la Eurocopa por una lesión de ligamentos-ni con Ibrahimovic. Falto del delantero con origen bosnio, Suecia apenas creó peligro.

La Rusia de Guus Hiddink se estampó en Bucarest (3-0) sin su principal figura, Arshavin. El preparador holandés, con contrato hasta 2010, decidió no convocar al punta del Zenit de San Petersburgo, que no disputará los encuentros con Grecia y la propia España por sanción. El experimento le salió de la peor manera posible ante un grupo solvente, que se clasificó para el torneo de este verano por delante de Holanda -que venció por 3-4 tras remontar en Austria-. Marica abrió el marcador al borde del descanso; Daniel y Marius Niculae remacharon la faena.

A su vez, Grecia probó de nuevo su solidez en Portugal (1-2). La vigente campeona de Europa tuvo una noche plácida ante un combinado desdibujado por las bajas de Cristiano Ronaldo -el delantero más en forma del momento-, Nani y Deco. Para colmo local, Simão se lesionó. La novedad en la lista de Luiz Felipe Scolari fue la presencia de Martins, del Recreativo. Enfrente, Otto Rehhagel acrecentó su leyenda en Portugal gracias a la puntería de Karagounis, autor de los dos aciertos visitantes. El entrenador alemán también recuperó a Seitaridis. El lateral del Atlético volvió a jugar después de cuatro meses entre algodones.

La goleada de la noche la firmó Alemania, que goleó en Suiza (0-4). Mario Gómez, punta de origen español del Stuttgart, anotó dos de los goles. Le secundaron Klose y Podolski, la pareja de pistoleros del Bayern. Por su parte, la República Checa no pasó del empate con Dinamarca (1-1).

También cumplió el expediente Argentina. Al frente de la clasificación mundial de la FIFA, doblegó con comodidad a Egipto en el Estadio Nacional de El Cairo (0-2). La campeona de África aguantó la primera mitad y luego se diluyó como un azucarillo. El cuadro de Alfio Basile no pasó sobresaltos. En la primera mitad, la ocasión más clara fue un remate cruzado de Lucho que se fue desviado (al minuto de juego) y un cabezazo de Burdisso. Y no hubo para más. Apenas la movilidad y las ganas de Zidan para complicar a una defensa argentina que en varias oportunidades le perdió la marca. Los despistes defensivos los arregló Agüero mediado el segundo tiempo. En los postrimerías del partido, el central Burdisso se encargó de certificar la victoria albiceleste, tras una falta lanzada por Maxi Rodríguez, con un buen remate de cabeza bombeado sobre la portería de Hadary.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2008