Reportaje:Internet

Sinpecadoconcebida.es

Internet ofrece múltiples lugares para confesarse

Madrid / Washington - 20 mar 2008 - 23:00 UTC

La contraseña secreta de los usuarios de los nuevos confesionarios online bien podría ser "sinpecadoconcebida". En una sociedad donde se utiliza la Red para realizar operaciones cotidianas como pagar facturas o reservar mesa en un restaurante, sacerdotes de todo el mundo se han animado a crear también lugares para redimir los pecados sin salir de casa. Sin embargo, el Vaticano no está del todo de acuerdo.

El año pasado, la iglesia evangélica LifeChurch puso en marcha MySecret (mysecret.tv), un portal en el que pecadores de todo el mundo pueden confesar anónimamente sus faltas y pedir perdón a Dios. Entonces, el pastor de esta congregación Craig Groeschel dijo que era necesario crear un foro en el que los fieles pudieran confesarse porque veía "mucho dolor" en los ojos de los congregados. Cuando comenzó mysecret.tv tenían 1,3 millones de visitas al día. Ahora reúne unas 2.500 confesiones, la mayoría relacionadas con el sexo, la pornografía y el adulterio.

"Soy esposa y madre de dos hermosos niños… y me hago cortes a mí misma para sentir algo peor de lo que siento a diario". "Creo en el Señor, pero estoy luchando contra mi adicción al porno y la masturbación". "Soy cristiana, solía ser muy devota, pero he patinado, tengo tendencias lesbianas". Pecados de todos los tamaños y colores para que los fieles vean que no están solos en el mundo. Es como entrar en un confesionario y escuchar retazos de todo lo que los creyentes han dejado allí anteriormente.

En EE UU existen páginas como mysecret.tv, ivescrewedup.com o forgivenet.com, la mayoría evangélicas, pero, como pecadores hay por todo el mundo, hay confesores en línea en muchos idiomas.

El Vaticano ha condenado la ciberconfesión, pero en Italia existen varias webs de confesiones en línea, como Confesssione dei Peccati y Preti Online (sacerdotes en línea). Para uno de estos sacerdotes, Franco Tassone, el mejor modo de confesarse es delante del cura. "Nosotros no hemos cambiado de tradición, pero sabemos que la gente tiene una gran necesidad de ser escuchada y poco tiempo para hablar. Hemos creado nuestra asociación de sacerdotes para atenderlos". A través de su web responden a los correos de sus fieles. Pero para Tassone éste no es un modo para llegar a la absolución: "No se puede confundir un instrumento de cuidado y acompañamiento con el sacramento. En el sacramento está la gracia de Cristo. En el e-mail sólo está el bite".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de marzo de 2008.