Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:28ª jornada de Liga

El día que nació el 'Super Depor'

Fran, Mauro Silva y compañía convirtieron en imbatible Riazor para el Madrid hace 15 años

Sábado, 3 de octubre de 1992. Quinta jornada de Liga. Tras esquivar el descenso, el Deportivo va líder por primera vez en 42 años. Al Madrid, acostumbrado a bienvenidas multitudinarias en A Coruña, le sorprenden los silbidos. "Empezamos muy bien. El público incluso gritaba 'olé, olé', algo que desquiciaba a Arsenio [el técnico del conjunto blanquiazul], pero a los 25 minutos ya perdíamos por 0-2. Parecía el fin del mundo", recuerda Fran, jugador emblemático de aquel Depor victorioso.

"Entonces", añade, "recordamos la remontada del Tenerife al Madrid [dio el título al Barcelona] en la última jornada del campeonato anterior y nos gritamos que había que marcar pronto. Fuimos a por ellos. Se les veía asustadísimos. Eran veteranos como Michel o Butragueño y estaban perdidos". El Deportivo empató con dos goles de Bebeto y, en el minuto 80, Rocha remató en propia puerta un centro malicioso del propio Fran: 3-2.

"A Zidane, Ronaldo o Raúl se les veía cara de preocupación", recuerda Irureta

Acababa de nacer el Super Depor. Se cumplía la profecía del presidente, Augusto César Lendoiro: "¡Barça, Madrid, ya estamos aquí!". A Riazor le costaba creer lo que veía, pero necesitaba un gesto para que su corazón se emancipara. Sucedió poco antes de terminar el partido. Michel forcejeó con un recogepelotas en la banda y éste acabó en el suelo. "Me dejé caer en plan pillo y el público le fue a la piel. Casi se lo papan porque creían que me había empujado", comenta Juan Carlos Pérez, protagonista de la escena; "Michel pasó de héroe a villano en un momento. La pitada fue increíble". Ha durado 15 años.

"Cuando un campo se da mal, hay una especie de psicósis. Y el Madrid lleva mucho tiempo sin ganar aquí. A mí me sorprendía ver cómo la impotencia se apreciaba en sus caras", comenta Manjarín, una de las piezas fundamentales de aquel Deportivo. "Es que el público empuja mucho contra el Madrid. Este partido está a la altura del derby contra el Celta en cuanto a intensidad en la grada y muy por encima del duelo contra el Barça", advierte Javier Irureta, el entrenador que conquistó en 2000 la única Liga del Depor y se llevó en 2002 la Copa del Rey del Centenariazo contra el Madrid en el Bernabéu. "El Depor tuvo equipos maravillosos. Tomó la medida a los madridistas", explica Arsenio.

"Es cierto que a Zidane, Raúl, Beckham o Ronaldo les veías la cara de preocupación en el calentamiento por la historia de los últimos años", dice Irureta. "Si hasta el año pasado, que estábamos con la soga del descenso al cuello, el Madrid jugó fatal", agrega Arsenio.

El utilero Jesús Méndez lleva 23 años vistiendo al primer equipo: "Me parecía tremendo lo de Djalminha. Cuanto más importante era el partido, más se motivaba. Eso explica que le metiera a Casillas un penalti a lo Panenka". Además, estaba Mauro Silva. Él sugirió a Djalminha que hiciese algo especial "para sorprenderlos" el día que se sacó de la chistera una lambretta (sombrero de tacón) que dejó a la defensa blanca desconcertada. "Se me acercó Raúl y me preguntó por qué hacía esas tonterías. 'Tú marcas goles, pero yo, además, soy futbolista", reveló Djalminha en el libro Fran, o neno 10.

En el Deportivo ya no hay Mauros, Franes, Bebetos ni Djalminhas. Pero la afición se toma el partido de hoy con confianza. Ante el Madrid, sólo ha cedido tres empates en las últimas 15 temporadas, ha marcado 36 goles y ha recibido 10. La comidilla es si De Guzmán tendrá que guardar un año el celibato como prometió si vuelve a marcar frente a los blancos. Eso sí, Miguel Ángel Lotina, el preparador actual, advierte: "No me gustaría que conmigo se rompiera la racha".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de marzo de 2008