Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bojan se queda sin récord

Rijkaard optó por lo seguro, por no correr más riesgos que la lesión de Messi, y privó a Bojan de la opción de lograr el récord como el jugador más joven en marcar en la Champions, registro de Peter Oforiquaye, que lo consiguió con el Olympiakos en el campo del Rosenborg con 17 años y 195 días. Seis días más de los que contaba Bojan anoche, que ha perdido todo protagonismo desde que se quedó sin debutar, el 6 febrero, con España ante Francia por un mareo. Acarreaba ayer el ariete azulgrana unas molestias en la cadera que acabaron por decidir al técnico a no darle la ocasión de jugar. "No estaba el partido para sacarle", terció Rijkaard. "Se requería un jugador con más calma. No he tenido opción, además por el cambio de Touré".

Bojan ha participado en seis de los ocho encuentros en la Champions. En los tres primeros, no pasó del cuarto de hora. Su oportunidad le llegó en Lyon. Pero falto de puntería, tropezó con la marca. Y en el último duelo de la liguilla, ante el Stuttgart, se cobró la misma suerte en el casi completo segundo acto del que disfrutó. Para rematar la faena, Rijkaard no le convocó en el partido de Glasgow. "Probablemente, tendrá su oportunidad", vaticinaron los técnicos. No la tuvo.

A Bojan se le escurrió este récord, cuando es un jugador de marcas. Brilló en Egipto, durante el verano anterior, cuando se erigió en el goleador más joven del Barça en el amistoso ante el Al-Ahly. Luego alcanzó la sub-21 española como el más joven de la historia, y a un paso estuvo de debutar en la absoluta; los mareos se lo impidieron. Desde entonces, no es el mismo; no sólo no tiene la importancia capital que adquirió por su olfato -recambio perfecto de Eto'o-, sino que ya no aparece en la convocatoria o sobre el césped. Bojan suma cuatro goles en la Liga y otro en la Copa. Ante el Celtic y en la Champions, con el récord de precocidad a su alcance, se quedó con las ganas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008