Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Octavos de final de la Liga de Campeones

La mala suerte de 'La Pulga'

Messi, que hoy será examinado, puede causar baja otra vez por un mes

Messi salió disparado tras tirar la pared con Zambrotta y se paró en seco. Enmudeció el Camp Nou y se desesperó el argentino, consciente de que se había roto otra vez. Messi se arrancó la cinta que usa por diadema para que no le moleste el pelo sobre la cara, la tiró al suelo con rabia y se dejó caer sobre el césped, llorando. "Rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda", anunciaron los médicos tras examinarle en el vestuario durante el descanso. Llueve sobre mojado y se reabre el debate sobre si la fragilidad muscular de Messi tiene algo que ver con el tratamiento hormonal que le fue administrado durante la adolescencia para que creciera.

Rijkaard justificó la ausencia de Messi en Madrid, contra el Atlético amparándose en los consejos médicos: "Había riesgo de lesionarse". Ayer fue titular, así que teóricamente el riesgo de la lesión había desaparecido. "Puede jugar dos partidos a la semana, hay un informe sobre eso, por eso se decidió darle descanso en Messi salió disparado después de tirar la pared con Zambrotta y se paró en seco. Enmudeció el Camp Nou, y el argentino, consciente de que se había roto otra vez, se hundió en la miseria. Sabe lo que le espera y por eso se arrancó la cinta que usa por diadema para que no le moleste el pelo sobre la cara, la tiró al suelo con rabia y se dejó caer sobre el césped, llorando. "Rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda", anunciaron los médicos tras examinarle en el vestuario durante el descanso. Llueve sobre mojado. "Es una recaída de la anterior lesión", reconoció, preocupado, el presidente azulgrana Joan Laporta. Txiki Begiristain, el director deportivo, abogaba por recuperar "el ánimo del chaval". Ambos bajaron al vestuario para consolar a Messi, al que sus compañeros mimaron especialmente en el descanso.

El plazo anunciado por los médicos para la recuperación de Messi, que podría reaparecer el 20 de abril en el derby del Camp Nou contra el Espanyol o el 27 en Riazor, es de alrededor de seis semanas. En principio, el argentino se perdería los cuartos de la Champions, seis o siete partidos de Liga y la vuelta de las semifinales de la Copa en Valencia, el 20 de marzo. Al tratarse de una cuestión reincidente, la lesión reabre el debate sobre si la fragilidad muscular de Messi tiene algo que ver con el tratamiento hormonal al que fue sometido en su adolescencia para corregir problemas de crecimiento.

Messi está condenado a vivir bajo la condena de su fragilidad muscular. En febrero del año 2006, contra el Chelsea, en los octavos de la Champions, sufrió una rotura de cinco centímetros en el bíceps de la pierna derecha y se perdió la final de París. La temporada siguiente, contra el Zaragoza, en noviembre de 2006, sufrió una rotura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo. En septiembre del año pasado, regresó de un amistoso con Argentina con una contractura en los isquiotibiales que le tuvo una semana de baja. El 15 de diciembre, en Mestalla, sufrió la rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda, una semana antes del clásico, y que le tuvo en la enfermería otro mes. Anoche se rompió el mismo músculo. "No es una rotura exagerada", filtraron los médicos, que hoy le someterá a nuevas pruebas.

"Es una mala noticia, un momento triste para él y para todos, que nos ha afectado toda la noche", aseguró Rijkaard, criticado por dejar a Messi fuera del equipo titular el sábado en el Calderón, amparándose después en el consejo médico. El técnico se indignó incluso cuando le preguntaron por qué Messi no seguía un trabajo preventivo. "Decir eso es un insulto para la gente que trabaja en el vestuario y que está a disposición de los jugadores cada día para ayudarles. Messi sigue un plan especial adecuado a sus necesidades". Rijkaard negó que la lesión del jugador sirva para darle la razón por su decisión de dejar en el banquillo al delantero en Madrid: "No es cuestión de tener razón o no. Lo primero es la salud del jugador. Cuando sé que corre un riesgo evito daños". Begiristain precisó: "Messi puede jugar dos partidos a la semana, hay un informe sobre eso, por eso se decidió darle descanso en Madrid". Puyol remachó: "Vosotros [en referencia a la prensa] habéis presionado para que jugara [Messi] y ahora lo lamentamos todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008