La CNMV endurece los controles a las gestoras de fondos por la crisis

Los fondos de Credit Suisse en España se deprecian por un bono de HSBC

Los efectos de la crisis de liquidez se extienden. Ya no es sólo una cuestión que afecta a los bancos y las cajas de ahorros. Otros actores de mercado se están viendo salpicados. En ellos están las gestoras de fondos de inversión, que tienen cada vez más dificultades para valorar los activos financieros que guardan en sus carteras porque los mercados financieros están cerrados y no hay precios orientativos. Ante esta situación, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) envió, a mediados de la semana pasada, una carta a las grandes gestoras, en la que pedía aclaraciones de las operaciones que habían realizado con sus filiales del grupo. El supervisor quiere conocer cómo han valorado los activos y qué comisiones han aplicado.

Más información
La Bolsa española se convierte en el segundo mercado en financiación de empresas en 2007

La CNMV quiere ponerse la venda antes de la herida. Consciente de que los mercados financieros están atravesando una situación nunca vista, quieren conocer cómo están actuando las gestoras de fondos de inversión, sobre todo aquellas que tienen sociedades de valores, gestoras de patrimonios y sociedades de inversión. El problema es a qué precio se valoran los activos, por eso el supervisor pidió en esa carta que las gestoras detallaran las operaciones que habían realizado con las filiales del grupo.

Las gestoras de fondos tienen que valorar todos los días su cartera. Si no encuentran precios fiables porque no se realizan operaciones ante la sequía del mercado, el gestor puede poner precios poco adecuados y ofrecer una rentabilidad ficticia para ese fondo. También puede deshacerse de los activos dañados por la crisis colocándoselos a otras filiales.

Caída del 70%

Y de la teoría a la práctica. La gestora española de Credit Suisse ya se ha enfrentado a este problema. Dos bonos de HSBC han sufrido una caída en su calificación de riesgo, desde A a B-, según la agencia Standard & Poor's. Esto ha supuesto que su valor en el mercado caiga un 70%, según fuentes de la entidad, por lo que la inversión de 10 millones en ese bono se valora hoy en dos millones. Credit Suisse asegura que no es un activo subprime y que puede recuperarse algo de la depreciación si el mercado mejora. El viernes pasado informaron a la CNMV de la situación. Los cinco fondos de inversión que habían comprado el bono (CS Tesorería, CS Monetario, CS Bonos, CS Global Variable y CS Dinner 2000) asumirán la pérdida en sus patrimonios.

Los gestores restan importancia al problema "porque sólo afectará a algo más del 1% del patrimonio total", pero lo cierto que la rentabilidad de los dos primeros fondos puede verse seriamente afectada porque son los que más parte del bono habían adquirido. El bono se basa en titulizaciones de hipotecas, de créditos a estudiantes y de créditos de tarjeta. Por países, el 55% afectaba a Estados Unidos, el 29% al Reino Unido, el 9% a Alemania y el 2,5% a Japón.

Éste es el primer caso de contaminación por la crisis de liquidez en el sector de los fondos de inversión en España, que mueven 227.000 millones de euros hasta enero pasado. En ese mes, el patrimonio ha caído un 5% y en los últimos doce meses el descenso ha sido del 11%, según la patronal del sector, Inverco.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS