Reportaje:

Maldición policial en un congelador

Tres traficantes escribieron notas para ahuyentar a los Mossos

En su afán por zafarse de la acción policial, algunos delincuentes son capaces de recurrir a métodos inimaginables. Por ejemplo, la magia negra. Tres presuntos traficantes del barrio barcelonés de Trinitat Vella habían colocado en el congelador de su casa tres vasos, cada uno de ellos con un papelito dentro. Lo curioso es lo que habían escrito: "mossos de escuadra" (sic), "antidisturbios de la policía" y "secretas de la policía" (sic, de nuevo).

Basándose en un antiguo maleficio, los tres individuos, todos ellos de nacionalidad española, pensaban que alejaban de sí a la policía. El origen del conjuro -que en la jerga esotérica se denomina El gigante de hielo- parece bastante obvio: colocar un nombre en el congelador simboliza que, de alguna manera, también se le roba la acción al objeto representado. Para activarlo, basta con cerrar la puerta y decir: "Gigantes de hielo, por favor, sentaos sobre [la policía, en este caso] para que no vuelva a molestarme nunca más". Eso, claro, siempre según las ciencias ocultas.

Pero el invento, para desgracia de los delincuentes, no ha funcionado. Los mossos han detenido a Dolores S. R., de 58 años; Felicidad M. G., de 32, y Luis O. F., de 31, como responsables de un importante punto de distribución de drogas.

Al domicilio de los traficantes, situado en la calle de Foradada, acudían decenas de toxicómanos de Trinitat Vella a buscar su dosis de cocaína y heroína. Las quejas de algunos vecinos activaron la alerta de la policía. Los investigadores comprobaron que los toxicómanos subían al piso y se dirigían, poco después, a un camino de tierra cercano a la Ronda Litoral.

El pasado jueves, los mossos registraron la vivienda y hallaron papelinas de droga, herramientas para manipularla y más de 500 euros.

La presión de la Guardia Urbana y los Mossos para prevenir el tráfico de drogas en Sant Andreu ha comportado que, en los últimos meses, la venta de droga se haya desplazado al interior de pisos y locales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50