El ex presidente del Betis Martínez Retamero, imputado por estafa

Compradores se querellan por la venta de apartamentos turísticos en El Ejido

El titular del Juzgado número 4 de El Ejido (Almería), Rafael Leonés, ha imputado al promotor y ex presidente del Betis Gerardo Martínez Retamero por una presunta estafa en la venta de 308 apartamentos turísticos realizada por el Grupo Edimar, que el empresario preside. Unos compradores han denunciado al promotor por vender los inmuebles del residencial Lago de Almerimar como viviendas y ocultar, supuestamente, que se trata de una promoción de apartamentos turísticos.

Los apartamentos permanecen aún sin licencia de actividad, tres años después

Esta última definición implica la explotación hotelera de los apartamentos mediante el arrendamiento destinado al turismo. Pero los propietarios alegan que comenzaron a abonar su propiedad y no fueron informados de que la ley les obliga a alquilar sus pisos a los turistas. Los pisos se vendieron en quince días por su atractivo precio hace cuatro años. Ahora, el juez ha admitido a trámite la querella y ya ha tomado declaración a los imputados. Junto a Martínez Retamero figuran su yerno, Ricardo Pichardo, Laura Martínez y Antonio Luis Sánchez.

"Nadie sabía lo que eran apartamentos turísticos hasta ahora. No figuraba en la publicidad ni en la reserva, sólo nos dimos cuenta cuando vimos en Internet que teníamos que pagar el 16% de IVA. Y ahora me dicen que estoy obligado a alquilarlo once meses al año", lamenta Miguel Silles. La promotora debía haber entregado los pisos en la primavera de 2005, pero ante los prolongados retrasos los compradores averiguaron que la demora se debía a una falta de licencia. Sorprendidos, descubrieron que ésta era de primera utilización y actividad para establecimientos turísticos, y no la habitual de primera ocupación destinada a las viviendas.

La Junta interpuso un recurso en 2002 ante la Sala de lo Contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJA) contra el acuerdo del Ayuntamiento de El Ejido, por otorgar la licencia para la construcción de apartamentos turísticos en suelo destinado a uso hotelero, y le ha suspendido la licencia de actividad.

Martínez Retamero defiende la legitimidad de la venta: "Desde el primer momento se vendió como apartamento turístico y el 80% ya está escriturado. El que quiera su importe se le devuelve, pero es que los propietarios quieren más dinero del que abonaron", censura. El promotor rechaza que haya habido "engaño" y denuncia que es víctima de un "clásico chantaje sutil" por parte de los querellantes. "En los documentos privados firmaron la condición de apartamento turístico, y además han esperado tres años y medio", añade.

Los apartamentos turísticos son pisos de alquiler limitado, una especie de "hoteles devaluados". Algunos ayuntamientos han intentado equiparar en sus planes generales el apartamento turístico al uso hotelero, pero la gran mayoría ha contado con el rechazo de la Junta por incumplir la ley, tal y como ha ocurrido en este caso. "Los apartamentos turísticos son una figura para ejecutar viviendas encubiertas y aumentar las unidades bajo la excusa del régimen hotelero", explica un experto abogado asesor de urbanismo. "Es un método habitual pero fraudulento", matiza.

El caso es que la mayoría de compradores adquirieron su inmueble frente al mar, y una decena de familias reside de manera habitual, pese a que el residencial está pendiente de la decisión de los tribunales para la obtención de licencia de actividad como establecimiento hotelero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50