_
_
_
_
_
Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Rosa Bossi, matriarca del clan Berlusconi

La madre del político italiano le impulsó en su ambición

Horas amargas para Silvio Berlusconi, que en la vida política está pasando sin embargo por un buen momento después de que el pasado 24 de enero el Parlamento italiano aprobara la moción de censura contra su rival Romano Prodi. Su madre, Rosa Bossi, de 97 años recién cumplidos el pasado día 25, murió ayer poco después de la una de la tarde en su residencia de Milán. La anciana se encontraba grave tras sufrir un empeoramiento la semana pasada. Con ella estaban sus tres hijos, Silvio y sus hermanos Paolo y Maria Antonieta, así como varios nietos.

Conocida por toda Italia como Mamma Rosa, la matriarca del clan Berlusconi siempre impulsó la ambición de su primogénito, que nació poco después de que esta antigua secretaria se casara con el empleado de banca Luigi Berlusconi. Sin embargo, también estuvo hasta el último momento preocupada por los sinsabores que la vida política podría traer a su amado hijo. De hecho, poco después de conocer y celebrar que el futuro de Silvio como posible primer ministro se abría de nuevo tras la derrota de Prodi, Bossi "se preocupó bastante cuando comenzó a pensar en la cantidad de trabajo con la que Silvio tendría que lidiar, porque así son todas las madres", recordó ayer su hijo Paolo.

Rosa Bossi tuvo siempre fama de campechana en toda Italia, fama que después cultivó su hijo Silvio, que gracias a su populismo cosechó una buena cantidad de votos, ayudado sin duda por su presencia mediática, ya que el líder político es también un empresario con mucho poder. En sus manos se encuentra actualmente el grupo de comunicación Mediaset, así como el equipo de fútbol AC Milan, cuyos jugadores exhibieron ayer, en su partido contra el Florencia, brazaletes negros en señal de luto.

La web del partido del magnate, Forza Italia, describió que la anciana murió "con serenidad". En su casa, Rosa Bossi, católica convencida, tenía una imagen de la Virgen con el niño Jesús, regalo de Silvio, y que ella decía que los representaba también a ellos como madre e hijo.

La madre de Silvio Berlusconi nunca ocultó su parecer ni sus simpatías. Poco después de que Prodi derrotara en las urnas a su hijo, en 2006, Rosa Bossi dijo de él: "Es que no le aguanto. Antes de que entrara el euro yo me compraba cuatro pares de calcetines por Navidad. Ahora sólo tres, y valen el doble". Poco antes de las elecciones había dicho sobre su hijo: "Trabaja como un esclavo de la mañana a la noche y lo único que le devuelven son insultos".

La clase política italiana se volcó ayer con Berlusconi. Incluso uno de sus más acérrimos enemigos políticos, Fausto Bertinotti, líder del partido comunista, dijo: "El cariño de Silvio Berlusconi por su madre era muy profundo, por lo cual le expreso mis más profundas condolencias".

Silvio Berlusconi con su madre, Rosa Bossi, el año pasado.
Silvio Berlusconi con su madre, Rosa Bossi, el año pasado.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_