Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía busca testigos clave del traslado de presos en los vuelos secretos de la CIA

Solicita al juez que tome declaración a oficiales y controladores de bases españolas

¿Se utilizaron aeropuertos españoles para trasladar a secuestrados por la CIA o a presos con destino a Guantánamo? La fiscalía de la Audiencia Nacional ha dirigido un escrito a Ismael Moreno, titular del Juzgado de Instrucción número 2, en el que pide que se tome declaración en calidad de testigos a los oficiales de vuelo, oficiales de aeropuerto y controladores militares y civiles de las bases de Morón de la Frontera (Sevilla), Rota (Cádiz) y Torrejón de Ardoz (Madrid).

Investiga si Morón, Rota y Torrejón se usaron de camino a Guantánamo

"Si alguien vio los transbordos, el caso puede dar un cambio sustancial"

La fiscalía pide asimismo que se libren distintas diligencias y oficios a los Ministerios de Defensa, Asuntos Exteriores y al ente público que gestiona los aeropuertos, AENA, para indagar en el medio centenar de vuelos secretos de la CIA en España y descubrir si yihadistas secuestrados por la agencia de inteligencia estadounidense o presos capturados en Afganistán y trasladados a la base de Guantánamo pisaron aeropuertos españoles.

El fiscal Vicente González Mota reclama que se libre oficio a los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores para que identifique a todos sus representantes entre enero 2002 y diciembre de 2006 en el Comité Permanente Hispano-Norteamericano, representación recogida en el Convenio de 1989 entre España y EE UU sobre cooperación para la Defensa.

Este convenio regula en qué circunstancias y con qué normas pueden sobrevolar, entrar, salir del espacio aéreo español o utilizar las bases las aeronaves fletadas por o para las fuerzas estadounidenses. En 2002, meses después del 11-S y tras la invasión de Afganistán, el Gobierno de José María Aznar y el de su aliado George W. Bush reformaron el convenio bilateral de defensa, en vigor desde 1989, y flexibilizaron las autorizaciones para las escalas de los aviones estadounidenses en las bases de Rota y Morón. ¿Con qué objeto?

La fiscalía quiere investigar si esa flexibilidad sirvió para utilizar esas y otras bases como tránsito para el traslado de los primeros 23 presos enviados desde Kandahar (Afganistán) a la base estadounidense en suelo cubano en un avión C-17 Globemaster de la Fuerza Aérea de EE UU. La agencia de noticias estadounidense AP informó en enero de 2002 de que aquellos primeros presos cambiaron de avión y subieron a un C-141 Starlifter en "un país europeo". ¿Era España ese país?

El despacho londinense Reprieve, que representa a una treintena de presos en Guantánamo, sostiene que aquella escala se hizo en la base de Morón de la Frontera (Sevilla). Y lo argumenta con los registros de control aéreo de las Azores (Portugal) que certifican que ese avión C-141 despegó el 11 de enero de 2002 de la base de Morón con rumbo a Guantánamo.

Letrados de este bufete, dirigido por Clive Stafford Smith afirman que otros 24 presos, también identificados, viajaron a bordo de un avión C-17, que siempre según el registro de Portugal, voló de Rota a la base militar de Guantánamo el 28 de octubre de 2002. ¿Vio alguien a estos presos a su paso por España?

El fiscal González Mota busca a los testigos de esa presumible escala y ha informado favorablemente a la petición de la acusación popular representada por IU y la Asociación Libre de Abogados para que se tome declaración en calidad de testigos a los oficiales de vuelo, oficiales de aeropuerto y controladores de las bases de Morón de la Frontera, Rota y Torrejón que dirigieron o controlaron el tráfico durante las fechas y vuelos que se investigan entre 2002 y 2006.

Si el juez acepta la petición fiscal deberán declarar en la causa los funcionarios del Ministerio de Defensa con funciones de controlador-supervisor, los oficiales de aeropuerto, empleados de AENA. "Si alguien vio en esos aeropuertos el traslado de presos de un avión a otro el caso puede dar un cambio sustancial", señalan fuentes judiciales.

El escrito del fiscal, fechado el 25 de enero, reclama asimismo a los ministerios de Defensa y Exteriores que informen de "cuanta información tuvieran" sobre una docena de vuelos con escala en aeropuertos españoles con origen o destino a Guantánamo. Estos vuelos se produjeron entre el 11 de enero de 2002 y el 14 de octubre de 2006, bajo los mandatos de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, y presumiblemente trasladaban a decenas de presos. Entre ellos figuran los dos aviones que, según el despacho de abogados londinense, llevaban como pasajeros a 23 y 24 presos de distintas nacionalidades rumbo a Cuba. Todos ellos han sido identificados.

"Viajé atado y con los cañones de sus armas en mi cabeza"

"Viajé de noche, tirado en el suelo de un avión militar. Me encapucharon y ataron de pies y manos al suelo. Varios soldados colocaban, de vez en cuando, los cañones de sus armas en mi cabeza. Fue un largo viaje en el que no sabían bien adónde me llevaban". Así recuerda el preso marroquí Lahcen Ikassrien, de 40 años, su traslado a España desde Guantánamo, la base naval estadounidense en territorio cubano, en la que permaneció encarcelado casi cuatro años.Ikassrien fue juzgado y absuelto, porque los interrogatorios que le hicieron los policías españoles en Guantánamo y que se utilizaron como prueba contra él fueron anulados por el tribunal."Llegué a la base de Torrejón de Ardoz el 18 de julio de 2005 y me trasladaron directamente a la Audiencia Nacional. Pesaba 55 kilos y me interrogó el juez Fernando Grande-Marlaska. Desde Madrid me enviaron a una cárcel a Palencia", relata Ikassrien, que después de ser juzgado quedó en libertad. Marruecos se niega ahora a darle un pasaporte.Otra persona llamada Ahmed Abderramán, el denominado talibán ceutí, sufrió un traslado similar al de Lahcen. Y fue también absuelto por el Tribunal Supremo español con idéntico argumento. Entre 2002 y 2007 se registraron en los aeropuertos españoles 47 vuelos con origen o destino a la base estadounidense, según los datos facilitados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). El Gobierno niega que en esos vuelos se trasladaran presos rumbo a la base cubana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de febrero de 2008

Más información