Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tránsfugas del PSPV dan a un concejal del PP la alcaldía de El Puig

La dirección de los populares suspende de militancia a sus ediles

La moción de censura presentada hace unas semanas para arrebatar la alcaldía de El Puig a los socialistas acabó ayer prosperando. Los concejales del PP, apoyados por dos ediles tránsfugas socialistas y uno independiente, arrebataron a mediodía la vara de mando al socialista Eugeni Ruiz, que gobernaba la localidad en minoría desde las pasadas elecciones municipales.

El PSPV denuncia intereses urbanísticos tras el relevo de la alcaldía

El urbanismo de El Puig lo dirigirá el triunvirato que gestó la moción

De poco sirvieron las advertencias de la dirección regional del PP, que, tras anunciarse la moción de censura, pidió a sus concejales en El Puig que retiraran la iniciativa bajo amenaza de expulsión. Los socialistas, que arrancaron la madrugada del viernes un pacto a sus dos ediles -Carmen Palau y José Pérez- para evitar el relevo, se quedaron ayer estupefactos cuando por la mañana intentaron sin éxito contactar con Palau para asegurarse de que todo iba bien. No fue así. "Hasta 15 veces nos han mentido", explicaba ayer el socialista Javier Ruiz, en alusión a las firmas que Palau y Pérez estamparon de madrugada en las cinco hojas donde se detallaba el acuerdo.

El relevo del alcalde se produjo en un pleno municipal abarrotado por los vecinos y cargado de tensión. Uno de los presentes exhibió desde las primeras filas del salón un cartel donde se podía leer: "Judas". Otros increpaban desde las últimas filas a los tránsfugas con insultos como "lladre" o "traidores". El nuevo alcalde popular, José Miguel Tolosa, recibió el ánimo y el aplauso de algunos vecinos.

La moción planeaba sobre la Corporación de El Puig, una localidad costera cercana a la capital, desde el pasado mandato por el control del urbanismo. Ayer Lola Canales, ex concejal socialista de El Puig y dirigente de la agrupación local, decía alto y claro que el urbanismo está detrás de este relevo. "Desde aquí insto a la Fiscalía Anticorrupción a que investigue el urbanismo del municipio". El secretario de Organización de la Comisión Gestora del PSPV, Alfred Boix, recogía las palabras de Canales y anunciaba que el partido denunciará la moción ante el fiscal. También pidió la convocatoria urgente de la mesa del Pacto Antitransfuguismo para tratar lo sucedido en El Puig, dado que la moción prosperó finalmente.

"Deben ser expulsados del PP y además no podrán incorporarse nuevamente a las listas del PP más adelante", exigió Boix. El secretario regional del PP, Ricardo Costa, anunció la apertura de un expediente disciplinario y la suspensión de militancia de los concejales que apoyaron la moción de censura.

El responsable comarcal del PSPV, José Luis Andrés Chavarrías, con el acuerdo cerrado unas horas antes entre las manos, recordaba las horas de negociación y explicaba que Carmen Palau, según el pacto, acumulaba las áreas de Fiestas, Turismo, Participación y Bienestar Social, mientras José Pérez se quedaba con Juventud, Hacienda, Patrimonio y Deportes. El sueldo del alcalde Eugeni Ruiz quedaba en 44.000 euros.

Tolosa, que no quiso explicar el reparto de delegaciones, sí admitió que el urbanismo de El Puig estará dirigido por un "triunvirato" formado por PP, los dos ediles no adscritos, que se dieron de baja del PSPV el pasado noviembre, y el concejal del Partido de Independiente de El Puig, Enrique Navarro, ex político del PP, de Unión Valenciana y responsable de Urbanismo del municipio el pasado mandato, tras un pacto con los socialistas. Bajo su gestión se aprobó -el 30 de diciembre de 2003- el PAI Golf Mar, un proyecto urbanístico promovido por potentes grupos inmobiliarios que prevé la construcción de 6.200 casas y un campo de golf, y que está paralizado desde entonces.

El concierto previo elaborado en 2005 por Enrique Navarro preveía la recalificación de 9 millones de metros cuadrados. Una parte del Grupo Socialista frenó el concierto y consiguió reducirlo a la mitad, pero la cuestión no acaba de resolverse.

Según Lola Canales, el concierto caduca en abril, de ahí el interés por retomarlo y sacar adelante una revisión del PGOU. Tolosa negó con rotundidad que el urbanismo esté tras la moción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008