Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una Copa de Primera

El sorteo de octavos, que no contaba con 16 equipos de la máxima categoría desde hace 40 años, depara un Sevilla-Barça

Han pasado casi 40 años desde la temporada 1968-1969. Franco dictaba su ley en España. La Copa venía acompañada de la etiqueta del Generalísimo. Y en aquella temporada sólo la disputaron 16 equipos de Primera porque se había reformado la Segunda División. Fue un hecho casi excepcional. Hasta ayer. 16 equipos de Primera se han clasificado para octavos, -se disputarán entre el 9 y 16 de enero-, y el resultado es un emparejamiento de aúpa como antesala de los cuartos: el Barça se enfrentará al Sevilla, campeón del torneo y de la UEFA; el Madrid, al Mallorca, el equipo que casi le dio un disgusto el día de su último alirón liguero; el Athletic, el rey de Copas, al Espanyol, uno de los equipos de moda; el Recre, al Villarreal; el Getafe, al Levante; el Betis, al Valencia, en un duelo de espejos y crisis paralelas a la búsqueda de un éxito redentor; el Atlético, al Valladolid; y el Zaragoza, salvado en el último minuto ante el Pontevedra, al Racing, el equipo revelación de la Liga.

Para Pedja Mijatovic, director deportivo del Madrid, el enfrentamiento de su equipo contra el Mallorca "no va a ser nada fácil". El directivo madridista, sin embargo, tenía su mente puesta ayer en otro partido copero. Para muchos fue el partido, en mayúsculas. Para él, simplemente, "el coco". "El Sevilla-Barcelona", predijo, "será un gran duelo entre dos equipos muy fuertes. Es el coco".

Donde Mijatovic vio al coco, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, su homólogo en el Sevilla, habló de una Copa del Rey con precios disparados, de un torneo que ha dejado de ser de rebajas, de nuevo apreciado por los equipos de Primera, de que se han acabado los chollos. "Nos ha tocado uno de los equipos más difíciles, pero es verdad que había pocos chollos porque todos eran de Primera", dijo. "Somos dos equipos que podríamos llegar a la final", reconoció Manolo Jiménez, entrenador sevillista. "Es difícil, tanto para nosotros como para ellos. A priori, no es lo que se prefería", confesó. Frank Rijkaard, el técnico del Barça, prefirió hablar de retos. "Es uno de los mejores rivales, por lo que representa el Sevilla. Cuando quieres conseguir cosas importantes también tienes que eliminar a los grandes equipos, los más complicados. Nos tendremos que preparar bien para jugar contra un gran equipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008