Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas del ladrillo

La crisis empuja a las inmobiliarias a vender activos a precios de saldo

La necesidad de liquidez fuerza a las promotoras a aceptar ofertas más bajas

En un momento en el que las ventas de pisos se desploman y en el que los bancos se lo piensan más de una vez para conceder préstamos, las inmobiliarias más endeudadas necesitan hacer caja urgentemente. Y la opción más rápida es deshacerse de activos. Promotoras como Habitat, Martinsa-Fadesa o Colonial han entrado en un frenesí vendedor. El problema es que el mercado del suelo está parado y la restricción del crédito también afecta a los potenciales compradores. Por ello, como resume un analista, "ahora, el que tiene liquidez es el rey".

Fadesa ha vendido hoteles por menos dinero del que estaban tasados

Y es que, en las circunstancias actuales, los que quieran vender tienen que convencerse de que los precios que se pagaban hace tan sólo medio año ya son historia. Martinsa-Fadesa vendió a Barceló la semana pasada ocho hoteles cuya propiedad compartía hasta ahora con el grupo mallorquín. Fuentes conocedoras de la operación aseguran que los 148 millones de euros pagados suponen "un 20% o un 30% menos del precio de coste". En cualquier caso, es muy inferior al que la consultora Richard Ellis había tasado por los hoteles a mediados de año.

Nadie esperaba que, de la noche a la mañana, el sector viviera un cambio tan abrupto. "Antes montabas una subasta de suelo y te la quitaban de las manos. Pero desde mayo no se ha cerrado ninguna gran operación", afirma Antonio Guinea, de Aguirre Newman.

Esta situación coge desprevenida a unas empresas que tenían previstos planes de desinversión que no se están cerrando por falta de financiación. Las más afectadas son las que, en el ciclo alto del boom, apostaron por fuertes operaciones corporativas: Habitat se hizo con la inmobiliaria de Ferrovial; Colonial, con Inmocaral; Reyal, con Urbis; y Martinsa, con Fadesa. "Los actuales propietarios eran los peces chicos que se comieron al grande. Para comprar empresas de mucho mayor tamaño recibieron créditos que han terminado por engrosar la deuda de los grandes grupos fusionados", apunta un analista.

El panorama que dibuja otro experto no es alentador: "La mitad de las promotoras está tratando de vender activos. Todos han empezado por lo malo (el suelo en costa, y al que le queda un largo proceso de tramitación urbanística). Después han intentado deshacerse de suelos finalistas. El siguiente paso es vender activos en renta no estratégicos. Y el cuarto, al que todavía no hemos llegado, la venta de los mejores activos, edificios de oficinas, centros comerciales...". Las fuentes consultadas aseguran que estas operaciones se están cerrando a precios muy bajos, y que hay decenas y decenas de activos pululando sin encontrar comprador.

Martinsa-Fadesa tiene que hacer frente al pago de la deuda de más de 2.500 millones que contrajo para financiar la absorción de Fadesa. Entre sus planes para recabar fondos, negocia con fondos de inversión la venta de suelo por 1.000 millones de euros; y busca la entrada de socios locales en sus divisiones extranjeras. Habitat, que esta semana logró que los bancos a los que debe 1.745 millones de euros le dieran un mes de plazo, con la esperanza de sortear así la suspensión de pagos, negocia la venta de solares a su accionista Ferrovial por 150 millones.

"Al primer plazo de pago llegarán todos, excepto Habitat. A los siguientes, ya veremos. Pero las grandes inmobiliarias no van a caer. Los bancos se sentarán con ellas y lo refinanciarán. El problema lo tendrán las pequeñas y medianas", anticipa el analista de Aguirre Newman.

El problema no es sólo el volumen de deuda, sino que ésta es muy desequilibrada. Se han financiado con créditos a corto plazo la compra de suelos que las empresas van a vender a largo. En un momento en el que el mercado está parado, estas obligaciones pueden acabar ahogando a más de un promotor. Las negociaciones con los bancos intentan desesperadamente alargar estos plazos.

La coyuntura provoca operaciones de ida y vuelta. Como la compra de suelo y hoteles que Manuel Jove, ex dueño de Fadesa, realizó a su antigua compañía. El negocio le salió redondo al empresario gallego, ya que le salieron más baratos al recomprarlos. "Hacen bien los que se están deshaciendo de activos, aunque sea por precios que parecen bajos", comenta un asesor. Porque, a fin de cuentas, los activos inmobiliarios no valen lo que se pide por ellos, sino lo que alguien está dispuesto a pagar.

Adiós a Luis Portillo

Justo antes de finalizar, el año negro de las inmobiliarias en Bolsa se ha cobrado una segunda víctima. Enrique Bañuelos tiró la toalla después de que las acciones de Astroc cayeran en picado desde los 72 euros a menos de 9. El viernes le tocó a Luis Portillo, presidente y primer accionista de Colonial.

Después de dos días en los que los títulos de Colonial perdieron un 37,7% de su valor, el Consejo de Administración se reunió de urgencia para presentar la dimisión del empresario sevillano. Sustituye a Portillo el actual consejero delegado, Mariano Miguel. "Será un periodo provisional, de unas semanas, hasta que se elija un nuevo presidente, un independiente no ejecutivo", dijo Miguel en la madrugada del viernes.

La misma noche en la que fue elegido presidente, Miguel cifraba la venta de activos realizada por Colonial en más de 800 millones, repartidos entre 500 millones en locales comerciales y oficinas, y el resto, en suelo. El ejecutivo de la empresa que tiene una deuda financiera de 9.300 millones asegura que estas operaciones se han cerrado por encima de la última tasación, hecha a mitad de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de diciembre de 2007

Más información