Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un cadáver espera en el congelador

Sin pistas en el caso de la joven asesinada hace 40 días en Lanzarote

La comunidad dominicana de Arrecife de Lanzarote, integrada por unas 1.500 personas, se echó ayer a la calle. El motivo: el cuerpo de su compatriota Yuliza Pérez, de 18 años, permanece en un congelador de los juzgados de la isla 40 días después de su asesinato, y la policía parece carecer de pistas sobre el homicida.

"No nos dan información, la familia está desolada y su madre muy mal, cada día peor", dice Pedro Cruz, el secretario de la asociación dominicana, convocante de la concentración.

El cuerpo maltrecho de la joven dominicana apareció el 13 de noviembre semienterrado al borde de la pista de tierra que conduce al vertedero de Argana, en Arrecife, la capital de la isla canaria de Lanzarote. El hallazgo se produjo tras varios días de angustiosa búsqueda, en una zona que había sido rastreada a fondo por militares, vecinos y perros adiestrados. El suceso tuvo gran repercusión pública. Y adquirió aún mayores dimensiones cuando familiares y miembros de la comunidad dominicana intentaron linchar a Antonio Ferrer, compañero sentimental de la madre de Yuliza, a quien creyeron autor de la muerte. Ferrer tuvo que pasar la noche en comisaría, protegido de la furia vecinal. Días después, salió en libertad y hoy reside en la capital, aunque alejado de la deshecha madre, Hirma Altagracia.

El director insular de la Administración del Estado, Carmelo García Déniz, confirma que agentes de la brigada judicial y de la policía científica del Cuerpo Nacional de Policía llegan cada lunes desde Las Palmas y Madrid a la isla. "Trabajan con mucho ahínco y rastrean Lanzarote a conciencia", pero el viernes regresan a sus ciudades. Así ha ocurrido durante las últimas cuatro semanas, sin resultados. Hasta el momento no se ha producido una sola detención.

García Déniz se confiesa "extrañado" porque no hayan encontrado a ningún sospechoso. "Es un caso que no tiene explicación", dice. Aunque inmediatamente añade que la policía "baraja varias hipótesis aún no descartadas".

Déniz no explica a qué hipótesis se refiere. Pedro Cruz explica: "Debemos reconocer que ya pocos sospechan de la ex pareja de la madre. Si la policía lo ha dejado en libertad, será porque tiene mucha más información que nosotros". Sin embargo, Cruz justifica la primera reacción de linchar a Ferrer porque "mientras todos estábamos buscando a la chica, él se sentaba en el sofá y no hacía nada".

La Casa Dominicana en Lanzarote ha calculado que repatriar el cuerpo de la joven y enterrarlo en Santo Domingo costaría 12.000 euros, "que el Cabildo y el Ayuntamiento se han comprometido, verbalmente, a financiar", según Cruz. Aunque para él la prioridad es "encontrar a los que hicieron esto. Que se haga justicia, y que ni las autoridades españolas ni las dominicanas olviden a Yuliza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2007